Warnemünde

Cuando realmente se quiere descubrir el auténtico encanto de un lugar, hay que ir donde van los lugareños. ¿Y a qué alemán genuino no le gusta disfrutar de la playa de Warnemünde en Alemania? En otra época, el casco antiguo fue un pueblo de pescadores, con pintorescos callejones y un fascinante faro. Sin embargo, para quien tenga ganas de naturaleza más apartada, el Parque Nacional de la Península de Darss no queda lejos de aquí.

Es una ciudad portuaria del Mar Báltico,  todavía cuenta con rastros de la separación de las dos Alemanias los edificios típicos de la época conviven hoy con las infraestructuras modernas. El puerto de Warnemünde es uno de los puertos deportivos más grandes del continente, y desde aquí  llegarás decenas de tiendas y restaurantes que te ofrecen souvenirs y comida típica de esta tierra. También podrás ir hasta el faro y la Tetera de Rostock y desde ahí visitar la iglesia de San Pedro, edificio gótico antiguo construido en el estilo arquitectónico típico de la Alemania del este.

No puedes perderte:

• Iglesia de San Pedro de Rostock

• Museo Regional de Warnemünde

• Faro de Warnemünde