Río de Janeiro

Samba, playas, bosques y arte: prepárate para todo esto en un crucero a Río de Janeiro.

Las impresionantes costas atlánticas de Río parten de la famosísima Copacabana. Este barrio al sur de la ciudad es ahora un símbolo del siglo XX, seguido de las arenas blancas de Ipanema. Aquí encontrarás hermosas tiendas para disfrutar de un poco de lujo, mientras que en la playa de Leblon, el ritmo y el estilo de vida es mucho más tranquilo. Para entender hasta qué punto la samba forma parte del tejido cultural de Brasil, aprovecha tu crucero a Río de Janeiro para visitar el Sambódromo, un espacio bordeado por gradas donde miles de espectadores siguen el desfile de carnaval cada año. Tu viaje a Río de Janeiro también te llevará al barrio tradicional de Santa Teresa. Situado en una colina, es un barrio animado y con un gran colorido gracias a los murales y los talleres que ocupan muchos de los palacios “art déco”. Una excursión por sus callejuelas te ofrecerá impresionantes vistas al Pan de Azúcar, la montaña que vigila la ciudad de Río. Probablemente, entre los recuerdos de tu crucero a Río de Janeiro destacarán los imponentes treinta y ocho metros del Cristo Redentor, que se encuentra en la cima del cerro del Corcovado, en el Parque Nacional Tijuca. Hasta allí puedes llegar en tren desde Cosme Velho, un barrio neocolonial de casas de colores pastel. Legado de los portugueses es también el jardín botánico, el lugar perfecto para un descanso relajante en tu visita a Río de Janeiro durante tu viaje a Sudamérica.

No te pierdas estos lugares durante tus vacaciones en Río de Janeiro:

• Estatua del Cristo Redentor 

• Pan de Azúcar 

• Playa de Copacabana