Martinica

Entre plantaciones de plátanos y de caña de azúcar se extiende la selva tropical de Martinica, territorio francés en el Caribe.

El puerto de Martinica se encuentra en Fort de France. Es de fácil acceso, ya que se encuentra a apenas 8 km del aeropuerto. Se trata de un puerto muy turístico, y constituye el destino anual de muchos pasajeros de cruceros. La naturaleza es, sin duda, el recuerdo más hermoso que te llevarás de un crucero a Martinica. La isla tiene un relieve montañoso, en el que destaca al norte la cima del volcán Pelée. Si tu viaje a Martinica comienza desde la costa norte, puedes visitar los hermosos jardines de Ajoupa y adentrarte en el bosque tropical siguiendo las gargantas Gorges de la Falaise. Deja atrás las montañas y continúa tu visita a Martinica para relajarte en sus magníficas playas. Les Salines, de arena blanca, es la más hermosa. En la península oriental de Presqu'Île de la Caravelle, destacan las playas protegidas de Tartane y Anse l’Étang, bañadas por el Atlántico. Costa Cruceros te llevará a Fort-de-France, el centro urbano más importante y el puerto de Martinica. Bañado por las cálidas aguas del Caribe, su casco antiguo con el fuerte St. Louis, el colorido mercado y los jardines centrales de La Savane son una delicia para los ojos.