Lisboa

Lisboa, capital de Portugal, es una ciudad de encanto decadente que descubrimos entre elevaciones y laderas y en los pequeños restaurantes en los que se sirve el bacalao en todas sus variantes.

Desde sus muelles zarparon hace más de quinientos años los barcos de Vasco de Gama hacia el cabo de Buena Esperanza; hoy, Lisboa es una ciudad que cuenta la historia de sus conquistas. La zona de los museos está construida alrededor del Monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belém, dos celebraciones de la gran época de la exploración. La colección del Museo Gulbenkian y el Museo de Arte Antiguo son una visita obligada en un crucero a Lisboa. No muy lejos de las aguas del río Tajo se encuentra el hermoso Monasterio de los Jerónimos, una fusión arquitectónica de estilo gótico y renacentista encargado por el rey Manuel I de Portugal. Lisboa es una ciudad capaz de dejar a los turistas itinerantes abrumados por su personalidad, especialmente en las calles de los barrios más antiguos. El más pintoresco es el de la Alfama, con los edificios bordeados de coloridas mayólicas, mientras que por la noche serán los callejones del Bairro Alto los que darán un toque de vitalidad a tu viaje a Lisboa, con locales y tabernas en cada esquina abiertas hasta bien entrada la noche. En la parte antigua, el castillo de San Jorge, situado en un promontorio con vistas a toda la ciudad, vale la pena una excursión.

No te lo pierdas durante tus vacaciones en Lisboa:

• Prueba el vino verde
• Museo Nacional de Arte Antiguo
• La antigua línea de tranvía