Dublín

La vivacidad de Dublín es algo que permanece en el corazón cuando se viaja en crucero por el mar del Norte. ¡Por no hablar de la vitalidad de los irlandeses! Entre un paseo por el Liffey y una estupenda pinta en un pub, podrás sentir realmente el encanto de una ciudad viva y que tanto ha luchado por su independencia. Da cuatro pasos por el coloridísimo barrio del Temple Bar y te toparás con la antigua Catedral de St. Patrick. Por último, visita la legendaria fábrica de Guinness, ¡una parada obligatoria para todos los amantes de la cerveza negra!

La ciudad de Dublín está dividida en dos por el río Liffey: la zona sur se caracteriza por monumentos históricos, centros culturales y turísticos, y al norte del río se encuentra la ciudad contemporánea. La catedral de San Patricio se considera uno de los monumentos que simbolizan la ciudad, y data del siglo XII. Los diferentes barrios georgianos típicos de Irlanda, construidos con los tradicionales ladrillos rojos y las extrañas puertas de colores, son también de gran interés turístico. Si te apasiona la literatura y las bibliotecas, no puedes dejar de visitar la biblioteca del Trinity College, fundada por la reina Isabel I, que alberga libros que datan del siglo IX. El barrio más concurrido por los jóvenes y los turistas es Temple Bar, donde se encuentran la mayoría de los pubs y atracciones. "The Brazen Head" es el pub más antiguo de la capital, fundado en 1688; hoy en día sigue abierto y su personal trata a los clientes con la gran amabilidad que distingue al pueblo irlandés. Para todos los amantes de la cerveza, es obligatoria una parada en el Museo Guinness.  

No puedes perderte:
- Catedral de San Patricio, patrón de la ciudad
- Pubs y locales históricos en Temple Bar
- El Museo Guinness

Excursiones que no te puedes perder

Algunas de las experiencias más apasionantes que puedes vivir en un crucero.