Creta

Rodeada por las cálidas aguas del Egeo, la isla de Creta es la más grande de Grecia y el lugar en el que prosperó la civilización minoica.

En un crucero a Creta, descubrirás sus cuatro provincias, comenzando por Chania. Esta encantadora ciudad del Mediterráneo conserva todo el encanto que el dominio veneciano dejó en la isla. Chania es el destino preferido de los turistas que viajan a Creta por su hermosa playa de Elafonissi, un oasis de arena clara y agua limpia, cálida y transparente. La huella de la República de Venecia también se observa en Heraclión, en el castillo que domina el puerto. Su mercado de productos locales la hace pintoresca, pero su esplendor está quizás más vinculado al sitio arqueológico del Palacio de Cnosos, la ciudad laberinto del rey Minos que vigilaba el famoso minotauro, de acuerdo con la leyenda. Sin embargo, la colección más rica de artefactos minoicos se puede encontrar en el Museo Arqueológico de Heraclión. Un crucero a Creta es también una oportunidad para explorar la naturaleza de la isla. Principalmente montañosa y, como su nombre indica, rica en arcilla, Creta reserva a los turistas playas de ensueño, como la bahía de Balos, y espectaculares costas abruptas.

No te pierdas estos lugares durante tu vacaciones en Creta:

• El descubrimiento del Palacio de Cnosos

• La pintoresca aldea de Kritsa

• El casco antiguo de Heraclión

Excursiones que no te puedes perder

Algunas de las experiencias más apasionantes que puedes vivir en un crucero.