Casablanca

Casablanca, ciudad misteriosa... No olvides visitar su Medina y sus pequeños comercios donde regatear es todo un arte y disfruta de su original gastronomía, te va a encantar.

Casablanca, el auténtico centro neurálgico del comercio marroquí, es una ciudad que no puedes perderte. Caracterizada por una gran influencia francesa, Casablanca representa la fusión de estilos arquitectónicos moriscos y una cultura muy "occidental". No puedes volver de Casablanca sin haber ido a ver su magnífico alminar en la mezquita de Hassan II. Y disfurutar de un bonito paseo por el Parque de la Liga Árabe y el Palacio Real, situados en el barrio de Habous. Antes de volver a embarcar en el puerto de Casablanca tienes que dar una vuelta por la antigua Medina y sus pequeños comercios es el destino perfecto para degustar la cocina tradicional marroquí.

No puedes perderte:

• El Parque de la Liga Árabe

• El barrio de Habous

• La mezquita de Hassan II