Casablanca

Con vistas a la costa atlántica de Marruecos, el puerto de Casablanca es el punto de entrada de tu crucero por el océano Atlántico a una ciudad moderna, cosmopolita y bastante liberal.

Desde el puerto, además de al paseo marítimo, podremos llegar fácilmente al lado norte del casco antiguo, la medina. Con muros que datan del siglo XVI, la medina de Casablanca no es muy grande, pero el zoco el-Kebir tiene todo el encanto de los mercados marroquíes. Sin duda muy diferente, pero digno de una parada en tu crucero a Casablanca, es el distrito de Habous de la nueva medina, desarrollada en la década de 1930 como una solución a la falta de alojamiento en la ciudad. La mezquita más importante es la moderna mezquita de Hassan II, finalizada en 1993. Se encuentra en un promontorio con vistas al Atlántico y el altísimo minarete opera también como faro para el puerto. Una lugar excelente para ir de excursión en Casablanca es la catedral del Sagrado Corazón, una antigua iglesia católica transformada en un centro cultural conectado por el Parque de la Liga Árabe al bullicioso barrio Maârif: moderno, repleto de establecimientos y dominado por las torres del Twin Center.

No puedes perderte:

• El Parque de la Liga Árabe

• El barrio de Habous

• La mezquita de Hassan II