Ámsterdam e Ijmuiden

El encanto de un viaje a Ámsterdam radica sobre todo en el ambiente que se respira al pasear por sus calles y sus pequeños puentes repletos de bicicletas aparcadas.

Un crucero a los Países Bajos con parada en el puerto de Ámsterdam te llevará a dos de los mejores museos del mundo: el Rijksmuseum, con obras de maestros flamencos, y las tres plantas del Museo Van Gogh. La céntrica plaza Dam es el corazón de la ciudad y el punto de partida de tus excursiones para descubrir Ámsterdam. Además del famoso De Wallen, el barrio rojo, la ciudad cuenta con numerosos barrios y canales muy pintorescos. El gran mercado Albert Cuyp se encuentra en el Pijp, y se pueden descubrir técnicas de elaboración de cerveza en el Heineken Experience, o pasear por el famoso mercado de Waterlooplain. Disfruta de un momento de relajación en los jardines Vondelpark, el pulmón verde de la ciudad, y continúa tu caminata por el Jordaan, uno de los barrios más animados de Ámsteram, con pequeñas tiendas, mercados, conciertos y edificios históricos como la casa-museo de Ana Frank.

Excursiones que no te puedes perder

Algunas de las experiencias más apasionantes que puedes vivir en un crucero.