Irlanda

Irlanda, antes de ser un territorio para visitar en un crucero, es un pueblo fuerte, generoso y valiente como sus antepasados, los celtas. "La Isla Esmeralda", llamada así por las grandes extensiones verdes que la cubren, nos transmite la magia de sus leyendas.
Irlanda es música, pubs y un cielo infinito que, como diría la canción, “es un océano de nubes y luz”. Nos entusiasman el dominante color verde de la naturaleza, los castillos colgados en sitios inaccesibles y el viento que transporta el perfume salado. Durante el crucero por Irlanda vemos las verdes tierras medias, las regiones de los lagos y pantanos, y la costa occidental llena de acantilados y salpicada de islas. Un bien conocido símbolo irlandés es el trébol que, como San Patricio solía explicar, representa la Trinidad cristiana; hoy seguimos encontrándolo en el logotipo de una famosa cerveza negra. Hacemos algunas compras en la maravillosa Dublín y, por supuesto, podemos adquirir los suéteres de la isla de Aran, blancos y con trenzas grandes.