Gibraltar

En Gibraltar se pasa de España a Gran Bretaña, y allí está el único faro inglés fuera de territorio británico. A bordo de nuestro crucero llegamos hasta el Peñón, el Castillo Morisco y a Main Street, para las compras.
Platón hablaba de él como una de las dos columnas de Hércules, el punto donde terminaba el mundo conocido. Hasta el siglo XV la ciudad estuvo en manos árabes, que dejaron su huella en el Castillo Morisco. Más tarde se convirtió en territorio británico y hoy se presenta a los turistas como un lugar formado por varias culturas. Gibraltar se extiende sobre un peñón atravesado por más de un centenar de cuevas que se insinúan en la roca caliza. La parte más alta es una reserva natural donde los macacos viven en completa libertad. Podéis subir hasta allí en teleférico o dar un agradable paseo desde el centro de ciudad para ver desde las alturas el puerto de Gibraltar, donde atraca nuestro crucero. Entre las fotos de vuestras vacaciones en Gibraltar no puede faltar la del faro de Europa Point.