CAPRI EN FUNICULAR

  • Puerto

    Nápoles

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Visita turística, Compras

  • Precio

    Adultos

    EUR70.0

  • Horas de duración

    4.0

  • Código excursión

    1907

Descripción

En busca de las maravillas artísticas y paisajísticas de Capri, una isla cuya belleza ha seducido, a lo largo de los siglos, a emperadores romanos como Augusto y Tiberio, así como a artistas, escritores e intelectuales.



Lo que vamos a ver
  • Marina Grande Piazzetta Via Tragara Jardines de Augusto Marina Piccola * Farallones


Lo que haremos
  • En el puerto de Nápoles subimos a un hidroala que nos lleva a Capri, dejando a nuestras espaldas la imponente mole del Vesubio. Durante el trayecto podemos contemplar la sorprendente belleza del golfo de Nápoles y empezamos a vislumbrar la isla de Capri, con sus costas escarpadas y las rocas a plomo sobre el mar. Una vez en el puerto de Marina Grande, nos trasladamos a la capital de la isla en funicular en pocos minutos. Junto a nuestro guía llegamos a la famosa Piazzetta o "plazoleta", totalmente encerrada, como si de un patio se tratara, entre las pequeñas casas blancas. Resulta imposible pasar y no detenerse a tomar al menos un café o un aperitivo. La “Piazzetta” constituye el corazón de Capri, el eje en torno al cual gira toda la vida de la isla, el “salón del mundo”, en cuanto que es el punto de paso y de retorno por excelencia para turistas, personalidades del mundo del cine, de la moda, de la política, de los negocios, etc. Recorremos Via Tragara, con sus espléndidos hoteles de lujo y sus casas históricas, para llegar a los Jardines de Augusto. Estos jardines, que albergan varios ejemplares de flores, palmeras y plantas de tronco alto, están formados por una serie de terrazas que se asoman a un encantador paisaje. A un lado podemos contemplar la bahía de la Marina Piccola y al otro los famosos Farallones, tres picos rocosos que se alzan al sudeste de la isla recortándose en medio de las aguas azules y creando un paisaje sobrecogedor. * Al finalizar la visita, disponemos de tiempo libre para dedicarnos a lo que más nos apetezca: unas compras en alguna de las numerosas boutiques, un paseo por las encantadoras callejuelas del centro o un buen helado en un bar de la Piazzetta. Sean cuales sean nuestras preferencias, detenernos en este lugar repleto de encanto, de increíbles paisajes y de testimonios histórico-artísticos que merece la pena descubrir es un inmenso placer, hasta el punto de que probablemente nos entristezca tener que despedirnos de esta bellísima isla de fama mundial.

Qué hay que saber
  • Se pueden producir variaciones en el itinerario.
  • El trayecto hasta Capri dura aproximadamente 45 minutos.
  • La excursión puede cancelarse por mal tiempo.