EL TALLIN MEDIEVAL DE LOS GRANDES MONUMENTOS A LA CERVEZA

  • Puerto

    Tallin

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita turística, Cultural, Divertida, Degustación

  • Precio

    Adultos

    EUR55.0

  • Horas de duración

    3

  • Código excursión

    02SI

Descripción

Un emocionante paseo por los callejones de la ciudad medieval, entre imponentes catedrales, grandes plazas y antiguos edificios donde se ha gestado la historia del país, con una parada para refrescarnos en un encantador restaurante de estilo medieval, así como las cervezas que se ofrecen para degustar y, por último, tiempo libre para pasear por las tiendas de artesanía en una callejuela donde el tiempo parece haberse detenido.



Lo que vamos a ver
  • Visita del casco antiguo de Tallin
  • Castillo medieval (visita exterior)
  • Paseo por el casco antiguo
  • Basílica de San Nicolás (visita exterior)
  • Plaza Raekoja, Ayuntamiento, Raeapteek
  • Parada en un restaurante de ambiente medieval
  • Degustación de cervezas elaboradas según antiguas recetas
  • Merienda a base de aperitivos locales
  • Pasaje de Santa Catalina: tiendas de artesanía


Lo que haremos
  • Salimos del puerto para iniciar nuestra excursión al descubrimiento de Tallin admirando desde el autobús las arquitecturas más modernas y antiguas.
  • Ante nuestros ojos se yerguen los poderosos muros del castillo medieval, sobre el que ondea la bandera de Estonia, izada en la torre más alta.
  • Nos bajamos del autobús en la Ciudad Baja de Tallin, a orillas del antiguo foso desde donde disfrutamos de una vista fabulosa de la colina de Toompea, donde se alza el corazón más antiguo de la capital estonia.
  • Nos embarcamos en una visita guiada a pie del centro, a través de estrechas y sinuosas calles flanqueadas por numerosos edificios que datan del siglo XV, que una vez fueron el emplazamiento de los mercados y que ahora se han transformado en restaurantes, cafés y museos.
  • Continuamos nuestra exploración del casco antiguo admirando desde el exterior las fachadas de la basílica de San Nicolás, que data del siglo XIII. Originalmente sirvió como fortaleza, pero hoy en día también se ha convertido en un museo de arte religioso y en un auditorio.
  • A cien metros de distancia, nos encontramos en el corazón del centro histórico: la plaza Raekoja, donde se encuentran el ayuntamiento gótico del siglo XIV y la Raeapteek, la farmacia más antigua de los países bálticos, en funcionamiento desde 1422.
  • Después de una hora de caminata, nos merecemos una relajante pausa en un restaurante medieval, que en su día fue la vivienda de un rico comerciante y que actualmente es un establecimiento con ambiente de época, que recuerda las glorias de la Liga Hanseática.
  • Aquí tenemos la oportunidad de saborear la deliciosa cerveza local elaborada según cuatro recetas diferentes de origen medieval (una cerveza oscura sabor miel, una cerveza sabor jengibre, una cerveza oscura especiada y una cerveza clara sabor canela) acompañadas de aperitivos estonios típicos, como pan y manteca, pepinillos encurtidos, paté de hígado, mermelada de cebolla, salchichas de caza.
  • Al final de este banquete, retomamos nuestro paseo por el sugestivo pasaje de Santa Catalina, un estrecho callejón rematado por arcos abovedados en el que se abren tiendas de artesanía tradicional con artículos de cristalería, sombreros, chaquetas, cerámica, joyas y seda pintada a mano. Aquí disponemos de tiempo libre para curiosear por las calles antes de volver al barco.