KEUKENHOF: PASEO ENTRE LAS FLORES DEL JARDÍN DE EUROPA

  • Puerto

    Ámsterdam e Ijmuiden

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Visita turística, Excursión a la naturaleza

  • Precio

    Adultos

    EUR55.0

  • Horas de duración

    5

  • Código excursión

    02RD

Descripción

Nos espera una experiencia embriagadora: un paseo por uno de los jardines de flores más extensos del mundo. Un éxtasis sensorial con el que levantar el espíritu, paisajes de fábula para inmortalizar y llevar por siempre en el corazón.



Lo que vamos a ver
  • Keukenhof


Lo que haremos
  • Subimos a bordo del autocar para realizar un breve trayecto a través de la espectacular naturaleza holandesa, caracterizada por vastos campos verdes, cursos de agua, animales y, en el periodo de floración, magníficas flores, entre las que se encuentran los célebres tulipanes, el símbolo de Holanda.
  • A nuestra llegada a Keukenhof, nos espera un espectáculo que nos deja sin aliento: entramos de puntillas en el parque primaveral más bonito del mundo, que ocupa una extensión de 32 hectáreas y donde cada año se plantan nada más y nada menos que 7 millones de bulbos.
  • Ubicado en un coto de caza, entre dunas y bosques vírgenes, el jardín, originario del siglo XV, pertenecía a la vasta propiedad del castillo de Teylingen y se utilizaba también como herbario; de ahí su nombre Keukenhof o, lo que es lo mismo, "Jardín de la cocina".
  • Este espléndido jardín botánico es una de las principales atracciones de los Países Bajos y un paraíso para los amantes de la fotografía. Además de los 4 millones y medio de tulipanes de 100 variedades distintas, también hay un gran número de narcisos, jacintos y muscari. En el parque, uno de los más ricos del país, se pueden admirar además 2500 árboles de 87 especies distintas, un lago, canales y tanques de agua con fuentes, un molino de viento y numerosas esculturas.
  • La historia reciente del parque primaveral se remonta sin embargo a 1949, cuando un grupo de exportadores de bulbos, en colaboración con el alcalde de la vecina ciudad de Lisse, decidió transformar la finca en una exhibición permanente de flores de bulbo primaverales. La primera edición se celebró en 1950 y fue todo un éxito. En los años siguientes, Keukenhof se fue afianzando, transformándose en una famosa atracción mundial que, durante 8 semanas, exhibe lo mejor que la floricultura holandesa puede ofrecer.
  • Cada año un representante de la casa real holandesa participa en la inauguración del Keukenhof, como demostración del estrecho vínculo que la exposición mantiene con la familia real, desde su creación.
  • Antes de dejar atrás esta maravillosa experiencia, no podemos evitar curiosear en una de las deliciosas tiendas de recuerdos, donde podemos comprar algún detalle, postales, semillas y tulipanes para llevarnos a casa un trocito de Holanda.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas; se recomienda reservar con antelación.?