Diversión y adrenalina en Rockland Estate

  • Puerto

    San Martín

  • Nivel de dificultad

    Difícil

  • Tipo

    Divertida

  • Precio

    Adultos

    EUR90.0

  • Horas de duración

    4.0

  • Código excursión

    02MJ

Descripción

Pasamos una jornada dedicada a la diversión en un parque ecológico situado en una plantación histórica: visitamos el museo que nos ilustra la historia, subimos a la cima de una montaña con un telesilla espectacular y probamos la emoción de la tirolina más larga del mundo.



Lo que vamos a ver
  • Rockland Estate
  • Museo Emilio Wilson
  • Telesilla Soualiga Sky Explorer
  • Tirolina The Flying Dutchman
  • Tiempo libre en el parque ecológico


Lo que haremos
  • Subimos a bordo de un autobús equipado con aire acondicionado y llegamos a Rockland Estate, un parque ecológico que nos reserva sorpresas emocionantes y vistas impresionantes.
  • Se encuentra en el interior de una histórica finca llamada Emilio Wilson Estate. Nuestra primera etapa es precisamente la residencia, situada en el centro de la plantación, construida en el siglo XVIII, en la que se ha instalado el Museo Emilio Wilson: conocemos la fascinante historia de Trace Wilson, antepasada de Emilio, nacida esclava en 1818, precisamente en la plantación que su descendiente habría comprado en su totalidad, contribuyendo generosamente a la vida de la isla.
  • Después de esta inmersión en la historia, nos preparamos para afrontar bien los otros desafíos: subimos a bordo del Soualiga Sky Explorer, un espectacular telesilla suspendido sobre la selva que, en 25 minutos aproximadamente, nos lleva a la cima de Sentry Hill, una de las cumbres más elevadas de la isla.
  • Una vez que llegamos a la cima, una serie de plataformas encaramadas a la roca nos ofrece vistas espectaculares de 360 grados sobre el paisaje circundante: nuestra mirada se posa sobre las montañas cubiertas de densos bosques, sobre el mar centelleante a lo lejos hasta alcanzar las islas vecinas de St. Barts y Anguilla.
  • Para regresar al valle, nos espera una experiencia todavía más emocionante: un increíble descenso por la tirolina más larga del mundo, The Flying Dutchman. Firmemente asegurada a un arnés dotado de asiento, nos deslizamos hacia abajo desde la cima de la montaña, experimentando la inefable sensación de volar, mientras bajo nuestros pies admiramos paisajes de postal.
  • Al término de esta hermosa aventura, nos relajamos en el interior del parque: podemos dar un paseo para descubrir los alrededores o probar las especialidades locales, tentempiés y bebidas servidas en el restaurante.
  • Cuando llega el momento de volver al puerto, nos despedimos de esta espléndida localidad, con la certeza de haber vivido una experiencia inolvidable.

Qué hay que saber
  • Edad mínima: 8 años.
  • Altura mínima: 130 cm.
  • Peso máximo: 125 kg.
  • La excursión está prohibida para mujeres embarazadas y personas con problemas cardíacos, de espalda o cuello. Se aconseja llevar calzado cerrado. La excursión no es aconsejable para pasajeros que sufren de vértigo.