PANORÁMICA DE LAS HIGLANDS Y DEL VALLE DE GLENCOE

  • Puerto

    Oban

  • Nivel de dificultad

    no disponible

  • Tipo

    no disponible

  • Precio

    Adultos

    EUR70.0

  • Horas de duración

    0.5

  • Código excursión

    02M4

Descripción

Nos adentramos en las Highlands entre montañas accidentadas sobresalientes, rodeados de vistas de extraordinaria belleza hasta llegar al espléndido valle de Glencoe, donde la naturaleza es dueña indiscutible de cielo y tierra.



Lo que vamos a ver
  • Lago Loch Awe
  • Paso de Brander y Rannoch Moor
  • Valle de Glencoe
  • Centro de visitantes Glencoe


Lo que haremos
  • Dejamos atrás Oban y costeamos las orillas del Loch Awe, un maravilloso lago de ambiente romántico y melancólico rodeado de colinas y páramos.
  • Atravesamos el paso de Brander y recorremos la carretera panorámica que conduce hacia lo alto de la solitaria y surrealista *Rannoch Moor, una gran extensión de páramo, praderas de brezo y pinos batidos por el viento.
  • Una vez que llegamos a la cima, hacemos una parada para fotografiar para inmortalizar con nuestro objetivo las evocadoras vistas que nos rodean.
  • Por fin llegamos al valle de Glencoe, que ha inspirado a famosos poetas y escritores, sin contar a los innumerables viajeros casuales. Las montañas rodean el valle poblando el horizonte de cimas sobresalientes escondidas tras las nubes y laderas abruptas y salvajes cubiertas de baja vegetación y brezo en flor en las que se abren profundos riachuelos.
  • Aquí descubrimos que el valle, a pesar de su imponente belleza, tiene un pasado turbulento porque fue escenario de una sanguinaria masacre en el siglo XVII a manos del clan Campbell, contra el clan MacDonald que se había refugiado aquí.
  • Hacemos una parada en el Centro de Visitantes Glencoe para visitar la muestra "Living on the edge" que nos permite conocer mejor la historia del valle y su interesante pasado.
  • Continuamos admirando las espléndidas vistas mientras regresamos a Oban por una pintoresca carretera serpenteante entre montañas, indefectiblemente acompañados por páramos y extensiones de brezo.