LA COSTA DE NORTHUMBERLAND Y EL CASTILLO DE ALNWICK

  • Puerto

    Newcastle

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita turística, Cultural

  • Precio

    Adultos

    EUR75.0

  • Horas de duración

    4.5

  • Código excursión

    02LQ

Descripción

Viajamos por la espléndida costa de Northumberland, que nos ofrece vistas encantadoras del mar, entre extensiones de playas solitarias y suaves colinas adornadas con castillos pintorescos. Visitamos la atracción más imponente: la fabulosa roca de Alnwick que nos sorprende y nos fascina con la robustez de sus muros y la opulencia de sus salones.



Lo que vamos a ver
  • Costa de Northumberland
  • Whitley Bay y Ashington
  • Amble, Alnmouth y Warkworth
  • Visita del castillo de Alnwick
  • Cheviot Hills y Pennine Hills


Lo que haremos
  • A bordo de un autobús, emprendemos un fascinante tour panorámico por la costa de Northumberland, un litoral pintoresco y prácticamente deshabitado, donde encantadoras aldeas a menudo dominadas por castillos espectaculares se alternan con extensiones de playas desiertas.
  • Nos movemos en dirección norte a lo largo de la costa, y pasamos por el pueblo marinero de Whitley Bay, con sus bellas casas de colores frente al mar y su gran faro blanco que se eleva desde el mar y por la localidad de Ashington, famosa en el pasado por sus minas de carbón.
  • Desde aquí, la costa se abre en una sucesión de grandes playas solitarias intercaladas con pequeñas aldeas de pescadores, como Amble, Alnmouth y Warkworth, ésta última situada a la sombra de un bello castillo, hoy en día reducido a unas pintorescas ruinas.
  • Por todo el litoral, podemos admirar restos de imponentes fortalezas que narran la historia turbulenta de esta región, en la frontera con Escocia, tierra de conquista de los vikingos y escenario de infinitas batallas con los vecinos escoceses.
  • Nuestro destino es el castillo más grande de la región, el imponente castillo de Alnwick, residencia de los duques de Northumberland que habitan allí desde comienzos del siglo XIV.
  • Admiramos extasiados las enormes fortificaciones, las imponentes torres de planta cuadrada y planta circular, los osados mirlos que adornan el perímetro interior y las extensiones de prados verdes circundantes que exaltan su magnificencia.
  • Visitamos las opulentas salas del castillo, los salones, el comedor, la entrada y la biblioteca, todos suntuosamente decorados y amueblados con infinidad de obras de arte colgadas de las paredes, entre las que encontramos cuadros de Tiziano y de Canaletto.
  • Al término de la visita, retomamos el tour por la costa, atravesando deliciosos paisajes rurales para admirar las colinas onduladas de las remotas Cheviot Hills y Pennine Hills, antes de volver a Newcastle y después al barco.