VIDA DE RECLUSOS EN LA CÁRCEL DE HORSENS

  • Puerto

    Aarhus

  • Nivel de dificultad

    no disponible

  • Tipo

    no disponible

  • Precio

    Adultos

    EUR69.0

  • Horas de duración

    3.5

  • Código excursión

    024V

Descripción

Experimentamos el escalofrío de descubrir cómo se desarrollaba la vida del vigilante penitenciario y de los reclusos en una cárcel hoy transformada en museo, que ofrece una experiencia de comprensión realmente única del día a día en la cárcel.



Lo que vamos a ver
  • Centro penitenciario de Horsens
  • Tour guiado por la cárcel
  • Experiencia multisensorial para descubrir la vida en prisión


Lo que haremos
  • Subimos a bordo de un autobús y nos dirigimos al sur de Aarhus, recorriendo los casi 50 km de la separan de Horsens, situada en el tremo oriental de la península de Jutland y actualmente un próspero centro industrial.
  • Nuestro destino es el centro penitenciario estatal de Horsens, originariamente construido para alojar a detenidos condenados a largas penas y donde estuvieron recluidos algunos personajes famosos, como el Ministro de Justicia danés Peter Adler Albert. En actividad del 1853 al 2006, luego fue convertido en un museo.
  • Al llegar, iniciaremos un tour guiado por la cárcel, que nos permitirá descubrir cómo se desarrollaba la vida de los reclusos y de los vigilantes penitenciarios tras las paredes de la prisión.
  • Gracias a modernos dispositivos tecnológicos, el centro penitenciario toma vida ofreciéndonos una intensa experiencia multisensorial: durante la visita podemos ver a prisioneros y vigilantes virtuales que deambulan por los pasillos, los baños y las celdas, oímos el ruido de los pasos por las escaleras y el estrépito de puertas que se cierran, sentimos incluso el olor a humo que caracterizaba la zona de reclusión. ¡Tenemos la impresión de vivir realmente la vida del encarcelado!
  • El tour se desarrolla desde el punto de vista del recluso Jens Nielsen, el último en ser ajusticiado en Dinamarca, cuando en 1892 fue decapitado.
  • Visitamos celdas de reclusión acondicionadas según las diferentes épocas históricas y admiramos una amplia colección de objetos vinculados a la vita carcelaria, la más grande del mundo, como el hacha con la que fue ajusticiado Nielsen.