LAS MARAVILLAS DE MESINA Y DEL MUSEO REGIONAL

  • Puerto

    Mesina

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Cultural

  • Precio

    Adultos

    EUR50.0

  • Horas de duración

    4.0

  • Código excursión

    0206

Descripción

Los preciosos edificios religiosos y civiles, las vistas del estrecho, la torre del campanario y el espléndido Museo Regional: Mesina ofrece innumerables tesoros para descubrir.



Lo que vamos a ver
  • Museo Regional: Políptico de San Gregorio, Adoración de los Pastores, Resurrección de Lázaro Centro histórico: Via Garibaldi, Teatro Vittorio Emanuele, Palacio Municipal, Iglesia de los Catalanes, Iglesia de Cristo Rey Piazza Duomo y catedral normanda * Torre del campanario


Lo que haremos
  • Dejamos el puerto en autocar, acompañados por el guía local. Llegamos al Museo Regional, donde podemos contemplar obras de arte procedentes de las colecciones del Museo Cívico Peloritano, así como de edificios religiosos y civiles que fueron destruidos por el violento terremoto de 1908. Entre las obras de mayor interés se encuentran el Políptico de San Gregorio de Antonello da Messina y las obras maestras Adoración de los Pastores y Resurrección de Lázaro de Caravaggio. Concluida la visita al museo nos espera un recorrido panorámico por el centro histórico de la ciudad. Tomamos la céntrica Via Garibaldi, tras lo cual nos detenemos a contemplar el Teatro Vittorio Emanuele, en estilo neoclásico mandado construir por Fernando II de Borbón. Si bien fue inaugurado en 1852, tras el destructivo terremoto de 1908, tuvo que ser reconstruido casi por completo. A continuación debemos destacar el Palacio Municipal, de estilo clásico, y la Iglesia de los Catalanes, construida entre los siglos XII y XIII probablemente sobre los restos de un templo pagano anterior. Pasando frente al Tribunal y a la Universidad, continuamos hacia la Iglesia de Cristo Rey, que vemos desde el exterior. Este monumento, diseñado por Giovan Battista Milani en 1937, domina la ciudad con su cúpula y ofrece unas increíbles vistas del estrecho desde el mirador situado delante. Posteriormente nos dirigimos a la Piazza Duomo, donde visitamos la espléndida catedral normanda, cuyos orígenes se remontan al siglo XII. Los tres portales góticos de la imponente fachada ya sugieren desde el exterior una estructura interna de tres naves, luminosa y enriquecida con las estatuas de los doce apóstoles. Desde la misma Piazza Duomo podemos observar el maravilloso reloj astronómico de la *torre del campanario, animado por complejos y espectaculares mecanismos. Construido por Ungerer en 1933, el reloj cuenta ni más ni menos que con 33.000 engranajes.