RANDERS Y EL BOSQUE PLUVIAL

  • Puerto

    Aarhus

  • Nivel de dificultad

    no disponible

  • Tipo

    Visita turística, Excursión a la naturaleza

  • Precio

    Adultos

    EUR70.0

  • Horas de duración

    4

  • Código excursión

    016P

Descripción

Visitamos la elegante ciudad de Randers con un paseo guiado por el centro y una extraordinaria atracción: la selva tropical reconstruida en tres grandes cúpulas donde muchos animales puede moverse en libertad, ofreciéndonos encuentros emocionantes e inesperados.



Lo que vamos a ver
  • Randers
  • Paseo por el centro histórico
  • Randers Regnskov
  • Tres cúpulas de selva tropical
  • Animales exóticos
  • Acuario y terrario
  • Tiempo libre para ir de compras y/o almorzar


Lo que haremos
  • Dejamos el puerto a bordo de un autobús en dirección al norte y en aproximadamente una hora de viaje llegamos a Randers, la sexta ciudad más grande de Dinamarca, situada a seis kilómetros en el interior, a orillas del río Gudenå.
  • Único puerto fluvial natural de Dinamarca, Randers es desde hace siglos un importante centro de intercambio comercial. Nos bajamos del autobús y un guía nos acompaña a dar un paseo por el centro histórico, caracterizado por calles empedradas a las que asoman casas tradicionales de madera y de mampostería.
  • Admiramos las principales atracciones del centro, como la famosa estatua del semental de Jutlandia, el viejo ayuntamiento con el monumento al héroe danés del siglo XIV Niels Ebbesen y el Museo de Historia Natural.
  • Visitamos después una atracción única en su género: Randers Regnskov, la selva tropical artificial más grande de todo el norte de Europa, situada en el interior de tres grandes cúpulas ricas en plantas y animales característicos de este ambiente.
  • Después de una breve introducción, tenemos libertad para explorar las tres cúpulas geodésicas, en cuyo interior se han reconstruido las selvas tropicales húmedas de Sudamérica, Asia y África, pobladas por los animales que las caracterizan, algunas realmente extraordinarias, como el dragón de Komodo.
  • En la cúpula sudamericana, podemos detenernos en la planta baja o subir a la cima de los árboles recorriendo una red de pasarelas y puentes suspendidos para admirar el panorama sobre la selva.
  • El centro también alberga un acuario con peces de colores y ¡un exótico terrario donde podemos pasear entre serpientes que se mueven en libertad!
  • Al término de la visita, tenemos tiempo libre para hacer algunas compras en la tienda del parque y almorzar en el Rainforest Café, con vistas al mini zoo y la zona de los animales domésticos. Al final subimos de nuevo al autobús para volver a Aarhus.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas, por lo que se aconseja reservar con antelación.