CATANIA, CIUDAD BARROCA

  • Puerto

    Catania

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Cultural, Compras, Bebida incluida

  • Precio

    Adultos

    EUR45.0

  • Horas de duración

    4.5

  • Código excursión

    0151

Descripción

En compañía de nuestro guía, descubrimos Catania, una espléndida ciudad barroca que da al mar Jónico, a los pies del Etna, en una vasta llanura cubierta por cultivos de cítricos. Nos fascina su belleza, pero no nos olvidamos de probar el clásico granita —una especie de sorbete ligero— acompañado con un brioche.



Lo que vamos a ver
  • Centro de Catania Piazza Stesicoro, monumento a Bellini y anfiteatro romano Catedral de Santa Águeda Porta Uzeda Degustación de granitasiciliano con brioche


Lo que haremos
  • Cómodamente sentados en nuestro autocar, nos dirigimos al centro de Catania y durante el trayecto admiramos desde lo alto las calles más famosas y características de la ciudad. Pasamos por la Piazza Stesicoro y tomamos una foto de recuerdo del monumento al compositor de Catania Vincenzo Bellini, del siglo XIX, obra maestra de Giulio Monteverde. Admiramos los restos del anfiteatro romano. Actualmente se puede ver la arena y el orden inferior de los arcos, suficiente para evocar la grandeza de este lugar de espectáculo, aunque sus dimensiones sean más pequeñas que las del Coliseo. Entramos a pie en la parte más antigua de la ciudad, donde visitamos la Catedral de Santa Águeda, construida en la época medieval y reformada a través de los siglos, hasta adquirir su actual aspecto dieciochesco. En el interior, admiramos el ábside y el transepto de la época normanda que, junto a los ajimeces y las preciosas columnas descubiertas durante la restauración, forman un complejo muy sugerente. La iglesia custodia múltiples obras de alto valor cultural y artístico, entre las que destaca la tumba de Bellini, dos sarcófagos —uno de ellos de Costanza de Aragón— y una preciada escultura renacentista de la Virgen, que se encuentra en el altar. El esplendor barroco de Porta Uzeda sirve de escenario para una foto de recuerdo que nos permite inmortalizar nuestras vacaciones, antes de adentrarnos en las calles del centro en busca de rincones inesperados. Una agradable parada en un café del centro nos ofrece la oportunidad de probar un *refrescante granita acompañado por un excelente brioche, según la mejor tradición gastronómica siciliana.

Qué hay que saber
  • En caso de celebraciones religiosas, la catedral se visita solo desde fuera. En su lugar, se visitaría la Basílica La Collegiata. Se recomienda llevar ropa adecuada para los lugares de culto que se visitan (es recomendable que las mujeres se cubran los hombros con un pañuelo; los pantalones cortos están prohibidos para hombres y mujeres).