PREMIUM: VUELO POR EL CÍRCULO POLAR ÁRTICO HACIA LA ISLA DE GRÍMSEY

  • Puerto

    Akureyri

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita turística, Excursión a la naturaleza, Fishing

  • Precio

    Adultos

    EUR300.0

  • Horas de duración

    3.0

  • Código excursión

    00S1

Descripción

Un vuelo al oasis verde de Grímsey, en el Círculo Polar Ártico.



Lo que vamos a ver
  • Vuelo a la isla de Grímsey Excursión por la isla con observación libre de aves Travesía del Círculo Polar Ártico y obtención del Certificado de Paso


Lo que haremos
  • Subimos a bordo de nuestra aeronave en Akureyri para hacer un vuelo directo a la isla de Grímsey. A lo largo del recorrido disfrutamos de las increíbles vistas de las cumbres vírgenes que se elevan a ambos lados del Eyjafjörður —"el fiordo de la isla"—, el más largo de la Islandia central y septentrional. Al acercarnos a la isla de Grímsey, contemplamos sus bellísimas ensenadas con columnas basálticas, así como los acantilados, que dominan la costa oriental desde sus 100 metros de altura. Aterrizamos y nos dirigimos a los principales puntos de interés de la isla. El recorrido guiado parte del pequeño pueblo que, hasta 2009, constituía un municipio autónomo. Grímsey es un auténtico paraíso para los aficionados a la observación de aves: las nutridas colonias de aves marinas que pueden avistarse comprenden al menos 60 especies distintas, de las cuales 36 anidan en el lugar. Destacan las gaviotas tridáctilas, frailecillos, petreles árticos, araos y charranes árticos, por citar algunos. Históricamente, la isla es famosa por su gran concentración de aves y la abundancia de huevos, así como por sus aguas rebosantes de pesca, que figuran entre las más ricas de Islandia. Situada en el Atlántico Norte, a más de 40 km de las costas de Islandia, la isla de Grímsey, con sus escasos 5,3 km² de superficie, constituye un auténtico oasis verde que vive de la pesca y la agricultura. A pesar de la reducida población con la que cuenta, en el pueblo no falta de nada: encontramos un colegio de primaria, un pequeño hotel, una piscina y una tienda de recuerdos, perfecta para quienes quieran llevarse a casa un pedacito de este islote remoto. Antes de regresar llegamos hasta los asentamientos islandeses más septentrionales y atravesamos el Círculo Polar Ártico. Y para que conste, recibimos un Certificado que confirma nuestro paso por el lugar.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas; se recomienda reservar con antelación.
  • La excursión se realiza con guía de habla inglesa.
  • El avistamiento de aves marinas depende de la estación y de las condiciones meteorológicas, y no se garantiza a partir de mediados de agosto.
  • Excursión no recomendada a personas con discapacidades, ya que incluye un recorrido a pie guiado de una hora de duración y exige embarcar a bordo de un avión.