Su nombre deriva de “Valentia” (“valor” en latín). Los Romanos se quedaron extasiados con el temperamento de su colonia. La ciudad ha mantenido su carácter único a través de los siglos. Es una mezcla de historia, arte, cultura y, sobre todo, tradiciones. Valencia tiene un corazón “verde” y es posible recorrerla en bicicleta gracias a un carril bici de más de 20 kilómetros. Y además tiene mar, junto a muchas atracciones que podrás descubrir con nuestros cruceros.
“La llaman la ciudad de los cien campanarios, pero Valencia además de arte ofrece cultura, bellezas naturales y mucho gusto”.

El primer libro impreso y sus tesoros

Museos, palacios, iglesias: Valencia regala tesoros que te quitan el habla. No hay más que ver su catedral, con tres portales de entrada y donde se encuentra el Santo Grial, la copa que se dice que usó Jesucristo durante la Última cena. Otra maravilla es La lonja de la seda, el centro de las actividades culturales y comerciales. Es Patrimonio de la humanidad de la Unesco, por ser uno de los mejores ejemplos de arquitectura del gótico tardío en Europa. El edificio es del siglo XVI, y es la sede de la Academia cultural de Valencia. Más o menos en el mismo periodo histórico (1474) en la ciudad se imprimía el primer libro de España: “Trobes en lahors de la Verge María”, una antología de composiciones en honor a la Virgen, que actualmente se conserva en la biblioteca de la Universidad.

De los mercados a la paella

Para hacernos una idea de las riquezas de Valencia basta con recordar su apodo: “la ciudad de los cien campanarios”. Aquí no hay solo arte. También hay folclore y tradiciones que hacen que los valencianos sean un pueblo muy vivaz, empezando por el mercado central: un cruce de colores, aromas y sabores en una verdadera joya de la arquitectura moderna. Podrás pasear entre más de 900 puestos de productos frescos de fruta, embutidos, carnes y mariscos. Y tendrás un anticipo en exclusiva de los ingredientes necesarios para preparar la paella valenciana. La versión tradicional no lleva marisco, sino pollo o conejo, aunque es fácil encontrarla de pescado. El gusto y la creatividad en Valencia no solo se manifiestan en la cocina, sino también en el diseño. Visita la Ciudad de las artes y las ciencias, obra del arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

“Valiente”, de colores, llena de historias y oportunidades, Valencia tiene todos los puntos para regalar unas vacaciones inolvidables. Y si el arte o la naturaleza no son suficientes, sabrá conquistar tú estómago.

1 of 3