Luca Zuccolo es el responsable del proyecto de los dos grandes barcos de Costa que llegarán en 2019 y 2021, con su revolucionario “green concept” que lleva el mundo de los cruceros al futuro. Él mismo nos cuenta el relato, desde su punto de vista personal y profesional.

"A bordo se respirará ese ambiente italiano. Cualquiera podrá darse cuenta de ello con solo mirar a su alrededor."

Luca Zuccolo es un rostro muy familiar para los socios del CostaClub. Se lo habrá encontrado a menudo a bordo de nuestros cruceros, debido a su dilatada experiencia a bordo, primero como Food and Beverage Director y después como Hotel Director. Es un profesional con talento y talante, que ha sido capaz de desempeñar funciones cada vez más importantes dentro del área de la hospitalidad a bordo, siguiendo las nuevas adiciones a la flota en los últimos años, como el Costa Diadema, por citar solo la más reciente. En 2015, Luca bajó a tierra… para embarcarse en una aventura que le llenaba de entusiasmo: la gestión del área de Hospitalidad de los dos nuevos barcos Costa que se botarán en 2019 y 2021.

Luca, los socios de CostaClub le conocen como Hotel Director pero hoy está a cargo de otra función…

¡Pero continúo trabajando para su felicidad! O mejor dicho, estimados socios, para su futura felicidad. De hecho, ese es el hilo conductor de mi carrera: primero a bordo como Hotel Director y desde hace más de un año en tierra, en las oficinas centrales de Génova, como responsable del proyecto de nuestros dos nuevos barcos.

¿Cuál es su cometido?

Las palabras clave de mi trabajo son “investigación”, “innovación” y “coordinación”. Traduzco y transmito la visión de este “producto del futuro” a todas las partes que participan en el proyecto. Arquitectos, personal de obra, socios y proveedores, que son muchísimos y en todos los campos, desde la ingeniería industrial básica a los elementos de decoración, desde los tejidos a la iluminación, desde la cubertería a las sillas… Es realmente imposible citarlos a todos. Es una función compleja que me apasiona, porque deja un enorme espacio para la creatividad y me permite realizar una aportación de gran valor.

¿Es un papel delicado?

¡Ni te lo imaginas! Me muevo en un entorno muy complejo. La confidencialidad es fundamental y, a menudo, manejar los hilos de todo constituye un reto titánico. Afortunadamente, en este sentido puedo decir que tengo las espaldas acostumbradas a la responsabilidad, después de tantos años de servicio a bordo.

Los dos próximos barcos serán los más avanzados del mundo en el sector de los cruceros. ¿Cuáles son sus características?

Serán los más grandes jamás construidos pero, sobre todo, los primeros propulsados con gas natural licuado (GNL), para respetar al máximo el medio ambiente. De hecho, nuestra empresa ha decidido invertir como nunca lo había hecho en todas las formas posibles de sostenibilidad. Un ejemplo: a bordo ofreceremos una experiencia gastronómica sostenible, sensible a los aspectos sociales y las nuevas exigencias de muchos pasajeros, con menús ecológicos creados con materias primas de kilómetro cero y controlando el despilfarro alimentario.

Adam Tihany explicó a nuestros socios qué tipo de experiencia podrán vivir a bordo, con una auténtica inmersión en lo mejor de Italia…

No puedo estar más de acuerdo con Adam. Por mi parte, añado que la experiencia será aún más satisfactoria porque los cruceros se vivirán con la máxima libertad, tanto en lo que respecta a disfrutar de los ambientes —gracias a un diseño más eficiente de los espacios de a bordo— como a la personalización de las vacaciones. La enorme riqueza de contenidos que ofreceremos será, de hecho, otro aspecto del carácter único de estos barcos, en cuya preparación estamos teniendo en cuenta las sugerencias de los pasajeros.

Los barcos se inspirarán en la visión de Tihany de “lo mejor de Italia”. ¿Qué le parece esta idea?

¿Y me lo preguntas? ¡Me siento literalmente como en una nube! Ofrecer lo mejor de Italia es la seña de identidad de nuestra compañía, y abarca toda la excelencia que ofrece nuestro país: pasión, calidad, hospitalidad y, naturalmente, estilo. Me entusiasma la idea de que a bordo se respire ese ambiente italiano tan intenso y auténtico. Cualquiera podrá darse cuenta de ello con sólo mirar a su alrededor: el diseño, los materiales empleados, los temas que han inspirado los diversos salones del barco o los propios camarotes. Me emociono al hablar de ello.

¿Cuáles cree que serán las zonas que más sorprenderán a nuestros socios?

Además del Costa Design Museum, que es el primer museo del mundo a bordo de un barco de crucero y se ha concebido como un homenaje al mejor diseño italiano, apuesto decididamente por el vestíbulo central, que no tiene nada que ver con los demás vestíbulos conocidos hasta ahora. También serán muy distintas las zonas principales: los puentes exteriores o las zonas de entretenimiento interiores. ¡Pero de momento no puedo decir nada más!

¿Qué siente al trabajar con un gran diseñador como Adam Tihany?

Lo mismo que siente nuestra Dirección: literalmente me ha cautivado y conquistado. Además de un grandísimo profesional, he descubierto también una persona exquisita, apasionada y amable. Es un auténtico honor y un gran placer trabajar con él. Junto con el fantástico equipo de arquitectos que ha creado a su alrededor, está transformando nuestra visión de futuro en una magnífica realidad.

Desde un punto de vista personal, ¿qué es lo que más le fascina de los nuevos barcos?

Me emociona la idea de este proyecto y lo que representa para mí poder participar en la creación de una experiencia feliz para nuestros pasajeros. Y, aunque en mi nuevo puesto no tengo un contacto tan directo como el que tenía en la época de mi trabajo como Hotel Director, esta es la progresión natural del servicio de atención al cliente.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción hasta ahora?

Es una satisfacción proyectada hacia el futuro: me imagino la felicidad y el asombro de los socios de CostaClub y de todos nuestros pasajeros cuando suban a bordo por primera vez.