Údine te sorprenderá con su casco antiguo, sus atracciones y, especialmente, sus tabernas, llenas de sabores y tradiciones. Para visitarla no tienes más que contratar una de nuestras excursiones desde Trieste. Juntos vamos a descubrir sus maravillas.
Pasear bajo los pórticos o por los canales, catar su vino y los embutidos típicos en sus plazoletas: la sencillez de Údine te conquistará.

Vistas increíbles, relax y tesoros artísticos

Tu visita puede empezar por un símbolo de la ciudad: su castillo. El edificio se alza sobre el casco antiguo desde una colina y ofrece unas vistas únicas.  La leyenda cuenta que Atila lo construyó en solo tres días. Actualmente aloja los museos municipales, como el del Risorgimento, el de la fotografía, con más de 150 000 imágenes, grabados y dibujos, y una pinacoteca. El itinerario por la historia proseguirá visitando el Duomo, construido en el siglo XIII y que aúna varios estilos, desde el gótico al barroco. En su interior brillan los retablos pintados por Giacomo Martini y Giambattista Tiepolo.

Las tabernas, los embutidos con polenta y el frico

En Údine disfrutarás también de los placeres del paladar en uno de los muchos locales que dan color con sus mesitas a plazas y calles. Una de las paradas obligatorias para vivir la ciudad es la plaza Matteotti, que es como la sala de estar de Údine. Aquí, cada mañana, se celebra un mercadillo y es el lugar de encuentro para beber un “taj” (un vaso de vino) en una de sus muchas tabernas. El rey de los entrantes es el prosciutto San Daniele, un jamón de york que se acompaña con quesos y con especialidades como el salchichón fresco cocido en vinagre (Salam tal aset). Polenta y frico son otras dos especialidades de la tradición friulana: la polenta, blanca o amarilla, se sirve en una tabla de cortar; en cambio el frico es un plato con queso, cebolla y patatas.

Te espera una ciudad sencilla, con sus pórticos y los característicos canales (rogge) sobre los que con los años han nacido diques, puentes y molinos. Aquí descubrirás los rincones más verdes y relajantes de la ciudad.

Naturaleza, buena comida y mucha cultura: un entrante de lo que serán tus vacaciones con nosotros.

Viaja con Costa Cruceros