Nos espera un viaje por el Mediterráneo que tocará algunas de las ciudades más fascinantes. ¿Quieres jugar con nosotros y vivir los destinos a través de las obras de arte? Descubre no solo las obras de arte conocidas, sino también atracciones verdaderamente especiales. Desde España hasta Italia, con una paradita en Grecia. No necesitarás nada, ni siquiera una maleta, solo un poco de fantasía y ganas de soñar: ¡seguidnos!
De Miró a Botticelli, de los murales de Atenas a los túneles subterráneos de Nápoles, un viaje sin límites.

“El mosaico de Miró”, Barcelona

La unión entre el artista catalán Joan Miró y la ciudad es prácticamente indisoluble. Y para entenderlo no hay más que dar un paseo por las calles. ¿Conocías el “Mosaico Miró”? Un mosaico que está en Plaza de la Boquería, en el centro de la Rambla, creado por Miró para dar la bienvenida a las personas que llegan a la ciudad desde el mar.

“El nacimiento de Venus”, Florencia

Estamos en Italia, en Florencia para ser exactos. La belleza nos rodea en esta maravillosa ciudad. Sandro Botticelli logra captarla de la mejor manera posible con el célebre “Nacimiento de Venus”. La obra, que se ha convertido en un refinado símbolo estético, se aloja en la Galería Uffizi.

Los túneles subterráneos, Nápoles

Nos vamos a Nápoles en busca de curiosidades. En el corazón del casco antiguo está la entrada a la ciudad subterránea: un verdadero laberinto de galerías que se desarrolla bajo tierra. Aquí es posible admirar los restos del antiguo acueducto grecorromano, los refugios antiaéreos de la Segunda guerra mundial, un antiguo teatro e incluso restos de la era prehistórica.

Arco de las maravillas, Bari

Siempre en busca de sorpresas, damos un salto a Bari. En los callejones del casco antiguo, está el Arco de las maravillas. La leyenda cuenta que se construyó en una sola noche para permitir el paso desde una ventana a la de enfrente a dos enamorados que vivían en dos edificios uno frente al otro y cuyo amor estaba prohibido por sus respectivas familias.

Grafitis de Exarcheia, Atenas

El último destino de este viaje artístico no podía ser otro que Atenas, la cuna de la civilización occidental. En medio a tantos tesoros y obras de arte hemos elegido una perspectiva particular, la de la creatividad. Un ejemplo son los grafitis del barrio bohemio de Exarcheia. Un mezcla de técnicas y estilos pictóricos diferentes que a menudo son vehículos de mensajes intensos y actuales. El barrio es el punto de encuentro de artistas, poetas y escritores.

Hemos viajado sin tiempo para descubrir obras de arte clásicas, surrealistas o contemporáneas. Preparémonos para apreciar la belleza, historia y creatividad: ahora es el momento de soñar junto a vosotros.