Además de la lavanda, en el sur de Francia abundan el tomillo, el orégano, la ajedrea, la mejorana, el ajo y el romero. Las hierbas aromáticas se utilizan desde hace siglos en la cocina de esta zona y son un ingrediente muy apreciado para el bienestar cotidiano, ya que dan a cada plato un toque muy especial.

"Villas con encanto medieval como Mougins, que surge en los alrededores de la vía Aurelia, y antiguos monasterios que protegen el secreto de tan nobles esencias."

Lavanda, el elixir de la serenidad

Desde el mes de junio hasta mediados de agosto, las Routes de la Lavande se transforman en una explosión de color violeta, donde se multiplican las ocasiones de sabrosas degustaciones: se puede probar la miel a la lavanda, una de las especialidades que se preparan en los pueblos del Luberon, engastados entre rocas y campos. En la zona que se halla entre Manosque y Gordes la tradición de la lavanda es secular. En los alrededores de la abadía cisterciense de Sénanque, además de la miel es fácil encontrar remedios para las picaduras a base de lavanda y bolsitas perfumadas para meter en el armario, entre las sábanas o para regalar. Su intenso perfume alivia dolores de cabeza y cervicales; de hecho la lavanda tiene propiedades calmantes del sistema nervioso, relaja la mente y purifica el aire de la casa.

El corazón de Provenza en los mercados

Los perfumes de la Costa Azul reaparecen, frescos e intensos, en los muchos laboratorios artesanales salpicados por el territorio que rodea Grasse, considerada la capital mundial de los perfumes, Cannes y Niza. Villas con encanto medieval como Mougins, que surge en los alrededores de la vía Aurelia, y antiguos monasterios que protegen el secreto de tan nobles esencias. Para captar el alma de la Provenza, déjate seducir por el mercado urbano, donde perderse entre los puestos de hierbas aromáticas, pimienta cayena de Espelette y flores. Menta, laurel, albahaca y romero son ingredientes imprescindibles para las infusiones, capaces de despertar la mente y añadir buen humor a la jornada.

En la cocina con las hierbas del Mediterráneo

Romero, tomillo, orégano y mejorana crecen entre las rocas de la vegetación mediterránea, donde destacan los intensos colores de la flor del ajo y la ajedrea, que es bien conocida por su poder afrodisíaco. Las hierbas aromáticas se han empleado durante años en la cocina del sur de Francia y son un ingrediente fundamental para preparar la socca, una torta de harina de garbanzos, cocida tradicionalmente en horno de leña. También hay que probar la soupe au pistou, un plato célebre de la cocina provenzal: el perfume de la albahaca fresca regala a la sopa el sabor inconfundible del verano. De la fougasse, pan con menta y romero, a la bouillabaisse con rouille, la sopa de pescado con salsa a las hierbas aromáticas famosísima en Marsella, un verdadero viaje gastronómico entre sabores que harán que te lleves a casa la esencia del Mediterráneo.

Credits foto: Shutterstock