No hay palabras para describir Grecia: su historia, belleza, arte y cultura han influido en la forma en que vivimos, pensamos y hablamos. Y, por si fuera poco, a todo esto hemos de añadir una naturaleza increíble y un mar excepcional.

No es de extrañar que las islas más bellas de Grecia estén también entre las más bellas del mundo. Así que descubramos juntos este increíble país, exploremos los yacimientos arqueológicos, las playas más hermosas de Grecia, los pueblos antiguos y modernos y mucho más.

Descubre con nosotros las 24 razones por las que has de visitar Grecia:  

Vídeo

Atenas

Comencemos este viaje a Grecia con el único punto de partida posible: Atenas, la fascinante capital. Atenas es la combinación perfecta de lo antiguo y lo moderno, tiene una personalidad única y también una topografía realmente interesante.

La vida en Atenas se desarrolla sin preocupación entre los valiosos templos antiguos y los artefactos (testimonio de un gran pasado) y la caótica vivacidad moderna (con galerías de arte, eventos musicales, locales de moda y comida rápida), además de representar los cimientos sobre los que se ha desarrollado la historia de la humanidad y la civilización. 

En lo que se refiere a la topología de Atenas, la parte más importante, fascinante y sorprendente es sin duda la Acrópolis, que no sólo domina la ciudad desde arriba como su parte más característica, sino que también es la más antigua, en la que se desarrolló la gran cultura griega que estudiamos en los libros.  

En la Acrópolis se encuentran las mejores cosas que se pueden ver en Atenas. Entre ellas, no podemos dejar de mencionar los templos, sobre todo el Partenón: dedicado a Atenea Partenos, representa la quintaesencia de la cultura clásica, la perfección arquitectónica que sobrevivió a milenios de guerras y catástrofes naturales. También hay otros templos muy importantes e imperdibles, como el Templo de Atenea Niké que se levanta al borde de un precipicio. El Teatro de Dionisio, en cambio, posee un encanto muy especial: se remonta al siglo VI a.C. y en la época de máximo esplendor de la ciudad de Atenas fue el lugar de encuentro por excelencia, además de ser el lugar donde los grandes Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes escenificaron sus obras. 

Si la parte antigua de Atenas tiene tanto que ofrecer, la parte moderna no es menos: hay muchos barrios para explorar, sobre todo la Plaka, una de las zonas más pintorescas, casi completamente peatonal y llena de restaurantes y tiendas. Y si te gusta el mar y la arena, no dudes en descubrir las playas más bonitas de Atenas. 

El Peloponeso

En Grecia podrás vivir el encanto de los mitos. Este es el caso del Peloponeso, que se encuentra en el sur de Grecia y estuvo habitado desde el Neolítico, pero fue fundado por Pélope, que inició la civilización micénica.

Pélope es el protagonista de un mito muy famoso. Era el hijo del rey Tántalo, que engañó a los dioses para poner a prueba su omnisciencia: los invitó a un banquete en el que sirvió la carne de su propio hijo, Pélope. Los dioses se dieron cuenta, castigaron a Tántalo condenándolo al Tártaro, la mazmorra de los condenados, con un hambre y sed imposibles de satisfacer y resucitaron a Pélope, que así conquistó el Peloponeso.

Las principales ciudades del Peloponeso son, de hecho: Argos-Mykines, Corinto, Kalamata, Patras, Pyrgos, Esparta y Trípoli.

Micenas

Micenas es una ciudad muy antigua, probablemente de origen preindoeuropeo, pero todos los mitos que han llegado hasta nosotros, y son muchos, se refieren sólo a la llamada Edad de los Héroes de la ciudad, y el hecho de que la tradición mitológica sea tan rica nos da una idea de la importancia que tuvo Micenas en ese momento en Grecia.

Lo más interesante es que todos estos mitos se reflejan en las ruinas de la ciudad que pueden y deben ser visitadas al pasar por Micenas. Por ejemplo, se puede visitar el mítica Tesoro de Atreo (es del 1250 a.C. y consiste en enormes e impresionantes bloques de piedra que forman una entrada triangular) o la Tumba de Clitemnestra (que se encuentra fuera de los muros de Micenas porque, según el mito, Clytemnestra había matado a su marido y al rey Agamenón con la ayuda de su amante Egisto y por esta razón no era digna de ser enterrada en la ciudad).

Tampoco hay que perderse la Acrópolis de Micenas, rodeada por las murallas ciclópeas (ya que sólo los cíclopes pudieron mover las rocas con las que fueron construidas) y la Puerta de los Leones, una puerta monumental con dos leonas representadas en bajorrelieve y que es el único monumento escultórico de la civilización micénica que ha llegado hasta nosotros. Visita el Museo Arqueológico de Micenas, donde se puede admirar la espectacular Máscara de Agamenón.

Los viejos barrios de Corfú

Pasamos ahora al descubrimiento de la hermosa isla de Corfú, y en particular al descubrimiento de sus maravillosos barrios antiguos. Son verdaderas joyas griegas, pues ofrecen un ejemplo de la unión del arte y la arquitectura bizantina y veneciana, y son un verdadero y fascinante laberinto de calles pavimentadas, salpicadas de edificios históricos y tiendas únicas.

Hablando de tiendas que venden productos locales, bodegas de vino y una atmósfera única, el distrito de Campiello es realmente increíble: entre escaleras, tiendas, patios escondidos y plazas empedradas pintorescas hay también un antiguo pozo veneciano que tiene un gran atractivo y encanto. Al sur del distrito de Spilia, señalamos el edificio más antiguo de la ciudad, que data de 1497 y cuyo balcón parece ser idéntico al de Romeo y Julieta en Verona.

Si estás por esta zona y eres un fanático del mar, no puedes perderte todo lo que está isla puede ofrecerte: ¡Descubre también las playas más bonitas de Corfú!

Monemvasía (o Malvasía)

Monemvasía tiene una historia más moderna que otros lugares de Grecia porque sólo comenzó a ser relevante en la historia en el siglo VI en el momento de las grandes migraciones eslavas. Se elevó en una posición extremadamente favorable porque estaba completamente protegido de las rocas y era completamente invisible para el mar.

La figura histórica más importante de la Monemvasía es Macario Melisurgo, un aventurero bizantino que viajó por todo el Mar Mediterráneo realizando numerosas hazañas.

En Monemvasía hay muchas cosas que ver: está la Iglesia de Christos Elkomenos, una hermosa iglesia ortodoxa griega, y por supuesto la antigua ciudad fortificada, Kastros, desde la que se puede disfrutar de una espectacular vista sobre los tejados y el mar.

Olimpia

Olimpia recuerda solo a una sola cosa: ¡las míticas Olimpiadas! Fue aquí donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos y cada cuatro años, frente a las ruinas del Templo de Hera, mujeres vestidas de sacerdotisas encienden simbólicamente la llama olímpica.

Olimpia fue también una ciudad extremadamente importante para el culto y hoy, afortunadamente, hay muchas ruinas que dan testimonio de esto y pueden ser visitadas. No sólo hay restos del estadio y de las zonas donde se entrenaban los atletas, sino que también hay restos del Templo de Zeus (en cuyo honor se celebraron los Juegos Olímpicos) en el que se colocó una monumental y gigantesca estatua del dios hecha por Fidias en oro y marfil, y del Templo de Hera donde se guardaban las coronas de laurel con las que se premiaba a los ganadores de los juegos.

Creta

Entre las muchas islas griegas, la hermosa isla de Creta es sin duda digna de ser puesta en la lista de cosas que hay que ver si se quiere visitar Grecia. Creta es la cuna de la civilización minoica y es una mezcla perfecta de historia antigua, naturaleza virgen y playas espectaculares, y diversión.

Es el destino ideal para aquellos que aman la historia y quieren conocer las raíces de nuestra civilización, pero también para aquellos que aman broncearse bajo el sol tumbados en playas paradisíacas, quizás leyendo algo sobre los fascinantes mitos antiguos. También es el lugar adecuado para aquellos que no quieren renunciar, incluso en vacaciones, a la vivacidad del bullicio de la ciudad: Heraclión Ágios Nikolaos son las dos ciudades principales de la isla y están llenas de cosas que hacer y ver. ¡Imposible aburrirse!

Meteora

Tal vez uno de los lugares más hermosos no sólo de toda Grecia, sino del mundo entero. Meteora en griego significa "suspendida en el cielo" y de hecho, al ver esta increíble ciudad, uno se pregunta si no desafía las leyes de la física: de hecho está situada en la cima de impresionantes acantilados de arenisca que realmente parecen flotar en el aire.

La extraordinaria morfología de este lugar, compuesto por cuatro "torres" rocosas de 400 metros de altura, se debe probablemente a la erosión iniciada en el delta del río que hace 25 millones de años desembocó en el mar donde hoy se encuentra la llanura de Tesalia. No sólo Meteora es un espectáculo extraordinario, sino que también es el hogar de uno de los principales grupos de monasterios de toda Grecia, y es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 

La Garganta de Samaria (Creta)

La Garganta de Samaria es una de las principales atracciones naturales de la isla de Creta. Es un desfiladero rocoso que se extiende a lo largo de 12 kilómetros, desde Omalos, que se encuentra a 1250 metros sobre el nivel del mar, hasta la playa de Agia Roumeli en el Mar de Libia.

Para hacer todo el recorrido se necesitan 4 horas en estrecho contacto con la naturaleza virgen: se atraviesan bosques, claros, arroyos, hasta llegar a la propia garganta y a la más estrecha y famosa grieta del camino, la Puerta del Hierro, de sólo tres metros de ancho. Una aventura verdaderamente extraordinaria.

Rodas

Como en muchos otros lugares de Grecia, dos almas coexisten en Rodas, la antigua y la moderna. Según el mito, la hermosa isla de Rodas fue elegida por Apolo como su hogar, y se dice que esta es la razón de los 300 días de sol que la bendicen durante todo el año. Hay muchas cosas que ver y hacer en Rodas: hay cinco castillos diferentes, dos acrópolis, un museo arqueológico... ¡El destino ideal para los amantes de la historia antigua!

Pero ni siquiera los amantes de la naturaleza se sentirán defraudados por la isla más grande del Dodecaneso: en el valle entre el Paradeisi y el Theologos existe una especie de paraíso en la tierra donde la combinación de clima, flora y el paso del río Pelecanos ha creado el hábitat perfecto para millones de mariposas de la especie Euplagia quadripunctaria. 

Oia (Santorini)

Santorini es una isla volcánica icónica del archipiélago de las Cícladas, y su pueblo más hermoso y pintoresco sin duda es Oia, una de las mejores cosas que ver en Santorini. 

¿Conoces las casas blancas con los típicos tejados azules abovedados, las playas negras de Santorini y las espectaculares puestas de sol con el sol ardiente que se esconde en el mar? Bueno, todas son imágenes de Oia, que se encuentra a ambos lados de la caldera Santorini, y que ha conservado su autenticidad a pesar de que a lo largo de los años la isla ha sido invadida por el turismo de masas. Oia también está llena de restaurantes típicos para degustar típicos platos, pintorescas boutiques y vistas realmente involvidables.

 

Islas Jónicas

Ya hemos mencionado algunas de las islas griegas, pero la verdad es que Grecia tiene muchas islas y archipiélagos. Comencemos con las Islas Jónicas, un archipiélago en el Mar Jónico que incluye siete islas principales y numerosas islas más pequeñas. Dada su posición geográfica, son las islas que más han sufrido la influencia italiana y la dominación de Venecia. 

Las principales islas del archipiélago son Corfú, Paxoí, Léucade, Ítaca, Cefalonia, Zante y Citera. Cada una de estas islas tiene sus propias peculiaridades, pero lo que tienen en común es un mar impresionante junto con paisajes montañosos, y un clima cálido que las hace perfectas para las vacaciones de verano.

Islas Egeas del Norte

Continuamos con las islas situadas en el norte del Mar Egeo. También aquí encontramos algunas islas principales, como Samos, Lesbos, Lemnos, Icaria, Quíos y Agios Efstratios, junto con muchas islas pequeñas. Estas islas son el destino ideal para aquellos que quieren pasar unas vacaciones llenas de naturaleza, tranquilidad, pero también de historia. 

La isla de Lesbos, por ejemplo, es conocida por ser el hogar de la poetisa Safo y cuenta con un magnífico castillo bizantino, mientras que Samos fue el lugar de nacimiento de Pitágoras y Epicuro y en el Museo Arqueológico situado en la capital del mismo nombre se pueden admirar antiguas esculturas, jarrones y artefactos de origen bizantino. 

Islas Cícladas

Las Islas Cícladas son quizás el archipiélago más famoso de Grecia y un destino favorito de muchos jóvenes que buscan diversión durante el verano. El archipiélago consta de unas 220 islas, las principales son Amorgos, Ánafe, Andros, Antíparos, Argentiera, Delos, Ios, Ceos, Citnos, Milos, Mykonos, Naxos, Paros, Folégandros, Serifos, Sifnos, Síkinos, Siros, Tenos y la ya mencionada Santorini.

Una idea fantástica para unas vacaciones podría ser recorrer por mar el mayor número posible de islas de este archipiélago, desembarcando de vez en cuando en la que más te inspire y disfrutar plenamente de las aguas cristalinas que caracterizan a estas islas.

 

Archipiélago del Dodecaneso

También el Archipiélago del Dodecaneso merece absolutamente una visita, mejor aún si las visitas poco a poco, deteniéndote en cada una de ellas para descubrir su belleza y características.

La capital es la isla de Rodas, de la que ya hemos hablado, y algunas de las otras islas que componen el archipiélago son Cos (la casa de Hipócrates), Kálimnos, Léros, Patmos, Kárpatos, Symi, Astipalea, Kasos, Nísiros, Lipsí , Tilos y Kastelorizo (donde se filmó la película ganadora del Oscar de Gabriele Salvatores "Mediterráneo").

Tesalónica (o Salónica)

Volvamos al continente y visitemos Tesalónica. Entre arte, ruinas, cultura, iglesias bizantinas, tiendas y restaurantes típicos, Salónica es una ciudad donde es imposible aburrirse. Además, es menos conocida por el turismo de masas y por lo tanto aún más extraordinario y auténtico.

El símbolo de la ciudad es la Iglesia de San Demetrio. La Iglesia de Santa Sofía recuerda en su nombre la famosa iglesia turca de Estambul, pero el monumento más famoso de Tesalónica es sin duda la Torre Blanca de Tesalónica, construida sobre los restos de una torre bizantina y que alberga un museo dedicado a la historia de la ciudad, así como un mirador desde el que la vista es verdaderamente extraordinaria. No hay que perderse el Museo de la Cultura Bizantina.

El centro neurálgico de la vida de Tesalónica es la Plaza Aristotelous, una impresionante plaza que se extiende hacia el mar, donde toda la zona circundante es ideal para hacer compras, comer algo y divertirse. 

Calcídica y el Monte Athos

Si Meteora es el hogar de una de las principales agrupaciones de monasterios en Grecia, el Monte Athos, que es la península más oriental de las tres que componen Calcídica, es la montaña sagrada que alberga la mayor y más importante agrupación de monasterios de toda la nación. El primero fue fundado por San Atanasio en 963 y hoy en día, en esta montaña cuyo pico más alto alcanza los 2.000 metros sobre el nivel del mar, hay 20 monasterios ortodoxos y 12 ermitas, así como artefactos y monumentos religiosos diseminados en las pequeñas colinas de los alrededores.

Es importante saber que en el Monte Athos sólo se admiten 120 peregrinos ortodoxos por día, 10 peregrinos no ortodoxos, y las mujeres no son admitidas bajo ninguna circunstancia. A la península sólo se puede llegar por mar, ofreciendo un espectacular panorama de exuberante vegetación en el que se anidan los monasterios y castillos bizantinos. 

Playa de Elafonisi y Laguna de Balos (Creta)

La Playa de Elafonisi es una espectacular playa rosa que no tiene nada que envidiar a la famosa playa rosa de las Bermudas. La arena rosada contrasta con el mar azul cristalino y se encuentra en un rincón remoto de la isla, ganando el título de verdadero paraíso en la tierra.

La Laguna de Balos es otro paraíso, con arena blanca y agua azul cálida. Es ideal para los amantes de la naturaleza y la aventura porque para llegar a ella hay que recorrer 11 kilómetros de camino de tierra entre cabras y arbustos, y un sendero para hacer a pie en unos veinte minutos. 

Monasterio de Dafni, Ossios Loukás y Néa Moní

Para visitar algunos de los más importantes y bellos monasterios de Grecia no es necesario ir al Monte Athos: los monasterios de Daphni, Ossios Loukás y Néa Moní son los mejores ejemplos del arte macedonio en Grecia.

El Monasterio de Dafni está situado al norte de Atenas en el bosque del mismo nombre y se caracteriza por sus hermosos mosaicos, entre los más bellos del mundo; el Monasterio de Ossios Loukás está situado en Beocia y es un importante ejemplo de arte bizantino y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, mientras que el Monasterio de Néa Moní, está situado en la isla de Quíos y según la tradición se construyó en el lugar donde tres monjes encontraron un icono de la Virgen María colgado de una rama de mirto.

Mistrá

Mistrá es famosa porque fue el último centro de la erudición bizantina y por las hermosas iglesias y monasterios que aún hoy pueden ser visitados. Por encima de todo, encontramos la Metrópolis (Catedral) de San Demetrio, el Monasterio de Santa María Peribleptos y el Monasterio de Pantanassa. Esta última sigue habitada por monjas que venden encajes y bordados a mano a los transeúntes. La ciudad de Mistrá es realmente fascinante y pintoresca porque parece que el tiempo no ha pasado y también es ideal para un viaje tranquilo: ¡sólo hay 1500 habitantes en la ciudad!

La Garganta de Vikos

La Gargante de Vikos es un ejemplo de un paisaje natural que no te esperarías en Grecia: el entorno se caracteriza por picos nevados, arroyos y ríos cristalinos y está inmerso en el Parque Nacional de Pindos. Es una grieta en la roca de 20 kilómetros de largo, 900 metros de profundidad y 1000 metros de ancho: es un monumento natural verdaderamente impresionante tallado durante millones de años por Voidomatis, un afluente del Río Viosa.

Toda la zona puede ser explorada tanto para una inmersión completa en la naturaleza verdaderamente virgen (es el hogar de muchas especies en peligro de extinción que han encontrado en su condición casi virgen el lugar ideal para quedarse) como en la historia, ya que los puentes y pueblos tradicionales están dispersos a lo largo del camino. Los más atrevidos también pueden intentar el descenso y el cruce del cañón.

Eubea y las Islas Espóradas

Las Islas Espóradas son dos archipiélagos diferentes del Mar Egeo, las Espóradas del Norte  incluyen Skíathos, Skópelos, Alónnisos y Esciros, y las Espóradas del Sur que incluyen Samos, Icaria y el resto del Dodecaneso. 

Eubea, por otro lado, es una isla que está a sólo 40 metros del continente y no sólo es el punto de partida de muchos ferries hacia las Espóradas del Norte, sino que también ofrece muchas maravillas para explorar. Es poco conocida por los turistas europeos y esto lo hace muy auténtica y habitable. Su costa ofrece playas de arena y rocas y, por supuesto, un mar cristalino prácticamente en todas partes. La ciudad principal de Eubea es Calcis, mientras que Limne es un bonito pueblo, un antiguo pueblo de pescadores lleno de tabernas típicas donde se pueden comer especialidades locales y con un hermoso puerto. 

Delfos

Delfos es una de las ciudades más importantes de Grecia por el sitio arqueológico que alberga, y fue sin duda la ciudad más importante de la antigua Grecia: fue aquí donde el Oráculo del dios Apolo, el más importante de todos los oráculos, tuvo su sede.

El santuario de Delfos fue construido por primera vez en el siglo VII a.C. y fue destruido y reconstruido varias veces. Hay muchas historias y mitos relacionados con el oráculo de Delfos, el más famoso tal vez sea la respuesta que la Pitia dio a Edipo.

Hoy en día los restos de esta increíble institución pueden ser visitados, y las excavaciones también incluyen un impresionante teatro, un estadio y por supuesto los restos del Templo de Apolo. 

Epidauro

Otro santuario importante en la Antigua Grecia es el Asclepeion de Epidauro, dedicado a Asclepio, el dios que sanaba a los fieles que acudían al templo para rendirle homenaje durante las fiestas en su honor. Los cimientos de este templo han llegado hasta nosotros, la celda de una sola nave, y el pedestal en el que una vez debió haber una estatua del dios.

También forma parte de este increíble complejo arqueológico el Teatro de Epidauro que, afortunadamente, todavía podemos admirar, pero que también se utiliza hoy en día para las representaciones teatrales y que todavía conserva la perfecta acústica que  Policleto el Joven había logrado en el 350 a.C. 

Descubre la belleza de Grecia con Costa Cruceros

 

Zarpa con Costa Cruceros hacia el descubrimiento de Grecia, sus ciudades míticas, su historia, sus restos antiguos, pero también sus magníficas islas. Déjate encantar por Atenas, las Islas Jónicas y las Islas Cícladas, pero también por Meteora y Olimpia, y mucho más.

¡Zarpa con Costa Cruceros!