¿Qué ver en Dubrovnik, fascinante ciudad croata? Esta ciudad costera tiene mucho que ofrecer gracias a su legado artístico, histórico y cultural y a la floreciente naturaleza. Conocida como “Perla del Adriático”, Dubrovnik se encuentra en la costa Dálmata y, por eso, está caracterizada por unas playas increíbles y el mar cristalino. No es una casualidad, de hecho, que la ciudad sea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La ciudad, en efecto, cuenta con muchas atracciones diferentes para cumplir con todas las necesidades de los turistas y de las 45000 personas que viven aquí. Primero, Dubrovnik es una ciudad caracterizada por una historia importante y una tradición artística y cultural considerable. Todo eso es visible en las fortificaciones símbolo de la ciudad y en los muchos edificios y monumentos históricos. Asimismo, Dubrovnik es muy vivaz, sagaz y sugestiva: su corazón está ubicado en la calle Stradun, la más famosa de la ciudad. Por último, no hay que olvidarse de la espectacular naturaleza, la protagonista de este punto de la costa croata.

Descubre, pues, todo lo que hay que ver en Dubrovnik y disfruta de todos los lugares de interés que transforman esta ciudad en un lugar incomparable:

Puerta de Pile

Construida en 1537, Puerta de Pile es el punto perfecto para empezar la visita de la ciudad de Dubrovnik. Se trata de una pequeña fortaleza caracterizada por dos puentes que permiten pasar a través de la puerta y acceder a la ciudad antigua. El arco de piedra de la Puerta, además, está caracterizado por la estatua del protector de la ciudad croata, o sea San Blas.

La Puerta de Pile solo es una parte del conjunto de murallas que rodean la ciudad antigua. Además de esta fortaleza, es posible pasar a través de las murallas gracias a la Puerta de Ploča y a la Puerta de Buža. Sin embargo, la Puerta de Pile es la más importante de las tres porque era la entrada oficial de la ciudad durante la época de la República de Ragusa, antiguo nombre de la ciudad.

Torre Minčeta

Torre Minčeta es el punto más elevado del conjunto de murallas y fortalezas que rodea Dubrovnik. Se trata del símbolo de la fuerza y del poder de la ciudad croata: por eso la torre es tan imponente. Esta construcción se encuentra, por consiguiente, en un punto estratégico ideal para controlar toda la parte norte de las murallas y de la ciudad antigua.

Torre Minčeta debe su nombre a la familia que originalmente poseía los terrenos en donde hoy en día se encuentra la torre, que han sido cedidos para su construcción en el siglo XVI. La torre se encuentra en un punto panorámico considerable que permite admirar gran parte de las atracciones que hay que ver en Dubrovnik desde un punto de vista privilegiado.

Museo Marítimo

El Museo Marítimo de Dubrovnik está ubicado en la Fortaleza de San Juan, principal defensa del puerto de la ciudad croata a partir del siglo XIV. El Museo ha sido fundado en el 1941, después del considerable éxito de una exposición que trataba de la importancia que tuvo la pesca en Dubrovnik a través de los siglos.

De hecho, el Museo permite conocer una parte muy importante de la cultura local gracias a la colección que cuenta con mapas, pinturas, uniformes de marineros, cañones y antiguos instrumentos de navegación. Gracias a estos artefactos es posible hacer una inmersión en una de las épocas más importantes de Dubrovnik, cuando la ciudad era una potencia marítima y una república floreciente.

Fortaleza de San Juan

La Fortaleza de San Juan ha sido el pivote alrededor del que ha girado gran parte de la defensa del puerto de Dubrovnik desde la Edad Media. Esta fortificación es parte del conjunto de murallas que ha protegido la ciudad a lo largo de los siglos y está integrada en la ciudad antigua.

La Fortaleza, que ha impedido ataques de naves piratas y enemigas, hoy en día es la sede del Acuario de Dubrovnik, que se encuentra en el primer piso del edificio, y del Museo Marítimo, ubicado en el segundo y en el tercer piso. Algunos artefactos que se utilizaban en la Fortaleza, como cañones y armas de otro tipo, forman parte de la colección del Museo.

Ciudad antigua

Para acceder a la ciudad antigua, o sea la parte interior del conjunto de murallas, hay que pasar por una de las puertas: Puerta de Pile, Puerta de Ploča o Puerta de Buža. La primera se encuentra en el lado occidental del perímetro amurallado, la segunda en el lado oriental y la tercera, la más reciente, en el lado norte.

La ciudad antigua, o ciudad vieja, es una de las partes más sugestivas de la ciudad croata, en donde se encuentra la mayoría de las atracciones que hay que ver en Dubrovnik. Caracterizada por piedra y ladrillos, la ciudad vieja cuenta con una considerable mezcla de estilos barroco y renacentista. Aquí la gran cultura y el arte que caracterizan la ciudad de Dubrovnik son muy evidentes. Paseando por la ciudad vieja, de hecho, se pueden visitar innumerables obras escultóricas y arquitectónicas.

Fortaleza de Bokar

La Fortaleza de Bokar es una de las fortificaciones más grandes y fascinantes de la ciudad croata de Dubrovnik. Se encuentra a lo largo de la costa y ha defendido por muchos siglos la parte oeste de la ciudad. La estructura semicircular de piedra de la Fortaleza se extiende hacia el mar creando una atmósfera muy sugestiva.

La dicha Fortaleza, como la de San Juan y la Torre Minčeta, ha sido construida en el siglo XVI por el italiano Micchelozzo di Bartolomeo porque se necesitaba una mayor defensa de la Puerta de Pile. De hecho, en esta época las amenazas principales eran los ataques de los otomanos: de ahí la necesidad de una mayor protección para la ciudad. En la Fortaleza, por último, es posible admirar los cañones y las enormes balas que se utilizaban para proteger el perímetro amurallado de Dubrovnik.

Bahía Kolorina

Si eres un fan de la célebre serie TV “Juego de Tronos” tienes que ir a visitar la Bahía de Kolorina, lugar en donde se grabaron las escenas de la “Batalla de Aguasnegras” de la segunda temporada de esta exitosa serie.

La Bahía Kolorina, con aguas transparentes, costa acantilada y la Fortaleza de Lovrijenac, fortificación construida sobre las rocas, ha sido el set de rodaje de la batalla de Desembarco del Rey que ha dejado sin aliento a muchos de los fans. Además de esto, la bahía está perfecta para practicar deportes acuáticos como el kayak y para nadar. Este, de hecho, es el punto perfecto para descubrir cada rincón rocoso de la costa.

Isla de Lokrum

Lokrum es una isla del Mar Adriático que está ubicada muy cerca de la ciudad de Dubrovnik. En esta hermosa y lujuriante isla del archipiélago de Elaphiti se encuentran un importante parque natural y un jardín botánico.

Es posible llegar a la isla en barco en 15 minutos, ya que Lokrum se encuentra muy cerca de la costa croata, a apenas 600 metros de distancia. La isla es de 2 kilómetros cuadrados y está caracterizada por una floreciente y fascinante naturaleza. Ahí, de hecho, hay muchos cultivos de plantas exóticas, que han dado el nombre a la isla. La palabra Lokrum, en efecto, indica una fruta amarga típica de estos cultivos.

Playa Betina

Otra playa hermosa que hay que ver en Dubrovnik es Playa Betina, pequeña y fascinante por su increíble naturaleza. Playa Betina es famosa porque es acogedora y bastante limitada, perfecta para vivir momentos románticos y relajantes en pareja o en compañía de familiares y amigos.

Es posible llegar a esta playa salvaje y solitaria en kayak desde la Bahía de Kolorina, en barco o nadando. De hecho, Playa Betina no es accesible de otra forma: esa es una de las razones por las que es una playa tan especial. Por último, Playa Betina está caracterizada por el mar de un color verdiazul espectacular: sin duda, vale la pena visitarla para disfrutar de la belleza de esta parte de la costa parcialmente escondida.

Palacio Sponza

El Palacio Sponza, también conocido como Divona, es un edificio señorial que ha sido construido en el siglo XVI. Por consiguiente, Palacio Sponza está caracterizado por una hermosa mezcla de los estilos gótico y renacentista.

El arquitecto que ha construido el Palacio es el croato Paskoje Miličević Mihov, que también ha colaborado en la construcción de las murallas de la ciudad, de la Puerta de Pila y de otras fortificaciones de Dubrovnik. El nombre del Palacio es probablemente una referencia al antiguo “compluvium” de los romanos, o sea el lugar para recoger el agua de la lluvia, muy importante para la historia y el desarrollo de la ciudad.

Iglesia de San Blas

Construida en 1715, la Iglesia de San Blas es una de las más importantes de Dubrovnik porque ha sido consagrada al protector de la ciudad. Esta Iglesia, además, está caracterizada por una arquitectura muy singular: se trata de un perfecto ejemplo de estilo barroco veneciano. De hecho, la Iglesia de San Blas ha sido construida por el arquitecto veneciano Marino Gropelli.

El edificio ha sido construido en el sitio en donde anteriormente se encontraba una basílica románica, destruida por un grave incendio del principio del siglo XVIII. La leyenda de la ciudad narra que la única obra que ha podido salvarse del incendio es una estatua de San Blas, que hoy en día es la protagonista de la Iglesia.

Calle Stradun

Stradun, o Placa, es la calle más importante de Dubrovnik, el pivote alrededor del que gira toda la vida de la ciudad. Aquí se encuentra la mayoría de las tiendas, de los bares y de los restaurantes. Es por eso que se trata de un lugar lleno de vida a toda hora, un punto de encuentro para pasear, hacer compras y probar las especialidades locales.

Stradun es, por lo tanto, una calle peatonal extremadamente vivaz, ya que hay músicos callejeros y gente paseando a través de los muchos edificios históricos  representativos de la ciudad. En estos 300 metros se concentra toda la vida de Dubrovnik. Es por eso que Stradun se encuentra en la ciudad antigua: la calle peatonal empieza en correspondencia de la Puerta de Pile y termina en la de Ploča.

Monasterio Franciscano

El Monasterio Franciscano, como el Monasterio Dominico, se encuentra dentro de las murallas de Dubrovnik y es una etapa clave de la visita de la ciudad. Este importante edificio religioso está ubicado muy cerca de la Puerta de Pile, en la calle Stradun.

El Monasterio es el resultado de una hermosa mezcla de estilos arquitectónicos y artísticos diferentes, o sea el renacentista, el románico gótico y el barroco. Además, en este edificio se encuentra una biblioteca construida en el siglo XVII que cuenta con una colección increíble de libros y manuscritos muy valiosos. Por último, en el Monasterio están expuestas pinturas antiguas, joyas inestimables y una reliquia, o sea la cabeza de Santa Úrsula.

Monasterio Dominico

La última atracción que hay que ver en Dubrovnik es el Monasterio Dominico, que ha hecho parte de la historia de la ciudad y merece, por lo tanto, ser visitado. El edificio está caracterizado por una gran biblioteca que cuenta con unos manuscritos muy importantes, como un tratado de Tomás de Aquino del siglo XIV.

Asimismo, hay que saber que dentro del Monasterio Dominico se encuentra una gran cantidad de pinturas y obras artísticas de valor incalculable. De hecho, se trata de una de las colecciones más importantes de Croacia. Aquí se encuentran obras de los siglos XIV, XV y XVI de artistas cruciales para la ciudad, como Božidarević, Hamzić y Dobričević. Por último, es posible admirar también una cruz de Paolo Veneziano.

Descubre el Mar Mediterráneo viajando con Costa

Dubrovnik es una verdadera joya de la costa croata, una ciudad que tiene mucho que ofrecer en cuanto a edificios históricos, obras artísticas, lugares de diversión, playas y naturaleza. Entre las fortificaciones, el Museo y las bellas bahías sin duda hay mucho que ver en Dubrovnik.

No hay que olvidar, sin embargo, que Dubrovnik solo es uno de los muchos destinos en el Mar Mediterráneo que Costa Cruceros ofrece a los amantes de los viajes. Esta famosa compañía te lleva a visitar tus lugares favoritos del continente europeo y del mundo entero: no pierdas esta ocasión única para cumplir con tus sueños.