Multifacética y moderna. Así es el alma de Ámsterdam, la capital de Países Bajos. La ciudad tiene más de 100 canales, atravesados por 600 puentes que conectan 90 islas. Para moverse, el medio de transporte por excelencia de la ciudad es la bicicleta y el transporte público, que desde hace años proporciona una movilidad sostenible y de cero emisiones, junto a los taxis hasta los barcos que navegan por sus canales. Su historia está llena de cultura, influencias y transformaciones. Descubre las 20 cosas que no te puedes perder en Ámsterdam, también gracias a las excursiones de Costa Cruceros: desde el Museo de Van Gogh hasta la Casa de Ana Frank, pasando por el una vuelta por el canal hasta el mercado de las flores. Si te vas un poco fuera de la ciudad, hay muchas otras cosas que te sorprenderán.

Las mejores cosas que ver y hacer en Ámsterdam

  • Centro y canales de Ámsterdam
  • Rijksmuseum (Museo Nacional)
  • Museo Stedelijk (Museo Municipal de Arte Moderno de Ámsterdam)
  • Museo Casa de Rembrandt
  • Museo van Gogh
  • Casa de Ana Frank
  • Concertgebouw (sala de conciertos)
  • Mercado de flores (Bloemenmarkt) y otros mercados
  • Experiencia Heineken
  • Plaza Dam y el Palacio Real
  • Munttoren (Torre Munt)
  • Westerkerk (Iglesia Occidental)
  • Iglesia Nueva
  • Barrio Rojo de Ámsterdam
  • Alrededores: Delft
  • Alrededores: Haarlem
  • Alrededores: La Haya
  • Alrededor: Jardín de Keukenhof
  • Alrededor: Zaanse Schans
  • Alrededor: Alkmaar

Centro y canales de Amsterdam

El centro de Ámsterdam tiene un encanto único gracias a sus hermosos edificios de arquitectura tradicional holandesa, pintorescos canales y pequeños callejones escondidos donde se pueden encontrar boutiques de moda, museos excepcionales y cafés. El corazón de Ámsterdam es el Centro Medieval, el distrito más antiguo y turístico de la ciudad, donde todavía se puede sentir la atmósfera del exuberante pasado. El Nieuwmarkt, un distrito lleno de bares y restaurantes, es muy agradable y animado. 

Una de las mayores bellezas de Ámsterdam está ligada a su pasado e historia. El siglo XVII, la famosa Edad de Oro, trajo riqueza y gloria, pero también planteó nuevos retos, como la explosión demográfica. Fue en respuesta a esta emergencia que se construyó el cinturón de canales alrededor de la ciudad vieja. Los principales son: el Singel (antiguo foso medieval fuera de las murallas), el Heren, el Keizer y el Prinzen. Una densa red de canales secundarios (160 en total) conectados por una red igualmente densa de puentes (600) se desarrolló alrededor de estos 4 principales. Una estructura urbana absolutamente sui géneris que la UNESCO ha incluido en 2010 entre los lugares del Patrimonio Mundial de la Humanidad. Es en el cinturón de canales de Ámsterdam donde se encuentran muchas de los atractivos de la ciudad, sin olvidar que el recorrido en lancha por los canales es en sí mismo una atractivo que no puedes perderte.

Rijksmuseum (Museo Nacional)

El Rijksmuseum (Museo Nacional) es el museo más importante de los Países Bajos y está situado en la Museumplein (Plaza de los Museos), una cuidada plaza-parque que también incluye el Museo Van Gogh y el Museo Stedelijk. Entrar será como hacer un viaje a través de la historia del arte holandés desde la Edad Media hasta el siglo XX. Por primera vez, el visitante podrá viajar a través de los siglos, disfrutando de momentos de intensa belleza y adquiriendo una nueva conciencia del tiempo. La historia de los Países Bajos se presenta en un contexto internacional, a lo largo de un recorrido cronológico dividido en cuatro plantas con 80 salas.

El Rijksmuseum alberga la más rica colección de pinturas de "Edad de Oro", el siglo XVII, que vio la expansión comercial y colonial de los Países Bajos. El edificio del museo es tan elegante y majestuoso que te sentirás atraído por la atmósfera del arte flamenco incluso antes de cruzar su entrada. En su interior se encuentra la obra más famosa de Rembrandt, "La ronda de noche": un cuadro que muchos críticos han considerado un punto de inflexión en la vida del artista holandés, marcada por una juventud de éxitos y una madurez cada vez más problemática. También vale la pena visitar la Biblioteca de Investigación del Rijksmuseum, considerada la biblioteca pública más completa de la historia del arte holandés.

Museo Stedelijk (Museo Municipal de Arte Moderno de Ámsterdam)

Si el arte flamenco no es de tu interés, puede visitar el Stedelijk Museum. Se trata del museo de arte moderno y contemporáneo de Ámsterdam, donde encontrarás desde Picasso hasta Chagall, pasando por el Pop Art y el diseño industrial. La parte moderna del museo alberga exposiciones temporales, mientras que el edificio antiguo alberga la colección permanente de obras de Manet, Mandrian, Appel, Chagall, Picasso, Pollock, Rietveld, Sottsass y Warhol, entre otros. Una colección que abarca más de un siglo de historia, desde 1870 hasta la actualidad. 

La espectacular arquitectura del edificio, situado en la plaza de la Museumplein, ha hecho del museo un verdadero icono del paisaje moderno. Hoy en día su colección, una de las más importantes del mundo, cuenta con 90.000 objetos. La planta baja del Stedelijk está dedicada a presentaciones temáticas basadas en la colección, que analizan las obras desde perspectivas nuevas y actuales, mientras la primera planta está reservada a las exposiciones temporales en rotación continua. Una oportunidad para llenar tus ojos de colores y tu cabeza de ideas y sugerencias. 

Museo Casa de Rembrandt

La casa donde vivió Rembrandt, el famoso pintor holandés entre 1639 y 1656 es ahora un museo, en cuyo interior se puede admirar una parte de sus pinturas, hasta 250 grabados, el mobiliario y habitaciones de su época, etc. Se trata de una importante muestra de su vida cotidiana en la mayor ciudad del siglo XVII holandés. Rembrandt compró esta casa en 1639 por 13.000 florines, una suma considerable para ese período.

A pesar de su fama, de hecho, la presión de los pagos de la hipoteca hizo que el artista ya no pudiera mantener el gasto, hasta el punto de verse obligado a mudarse, después de su bancarrota en 1656, a una casa más pequeña donde vivió hasta su muerte en 1669. En 1906 la ciudad de Amsterdam compró el edificio, ahora en ruinas, y poco después lo vendió a la Rembrandthuis Stichting (la Fundación Rembrandt). Gracias a los documentos transcritos durante el inventario posterior a la declaración de quiebra, fue posible hacer una cuidadosa reconstrucción del curso histórico de la vida del gran pintor holandés.

El museo está dividido en dos partes: la casa del siglo XVII (donde se pueden visitar las habitaciones), y la nueva ala del museo (donde se encuentra la exposición permanente de casi todos los grabados de Rembrandt y las salas que albergan las exposiciones temporales)

Museo Van Gogh

Una parada clave es el hermoso Museo de Van Gogh, que alberga la mayor colección de pinturas de Van Gogh del mundo. En realidad, es más que un museo: es un viaje a la vida del pintor, a través de todas sus etapas emocionales, que le han llevado a cambiar su visión del mundo y su manera de retratarlo a lo largo del tiempo. La colección consta de 500 ilustraciones, 200 pinturas y más de 700 cartas.

El recorrido del museo discurre a lo largo de dos edificios y lleva a los visitantes a través de las diferentes fases artísticas de Van Gogh, desde los oscuros lienzos típicos del arte holandés hasta los paisajes de vivos colores del estilo impresionista. La colección permanente del Museo Van Gogh está organizada cronológicamente en cinco períodos y se exhibe en tres niveles. Además de pinturas y dibujos, hay objetos personales como pinceles, témperas, escritorios y cartas escritas a su amigo Paul Gauguin y a su hermano Theo. La exposición se enriquece con obras de otros pintores amigos de Van Gogh: Manet, Monet, Gauguin, Rodin, Bernard, Breton y Signac. 

Casa de Ana Frank

La historia de Ámsterdam está entrelazada con la historia de Europa y los trágicos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. Algunos edificios y lugares de la ciudad son testigos de ese período de horror, y uno de ellos es la casa de Ana Frank, donde escribió su famoso diario. Es un museo donde se puede revivir el ambiente de la ocupación de Holanda por los nazis en los años de la Segunda Guerra Mundial. Todo ha permanecido como estaba entonces, gracias a un cuidadoso trabajo de restauración que ha conservado las pruebas de la vida clandestina a la que fueron obligados los miembros de la familia Frank. La Casa de Ana Frank se reconoce por la línea que se forma cada día en su entrada, pues es un lugar lleno de historia y emoción. Al pasar por la estantería giratoria que conduce al escondite de los Frank, das un salto en el tiempo y vives por un segundo dentro de su diario. Quienes visitan el Museo se ven envueltos en todos los secretos de esas salas: fotografías, postales e incluso las imágenes favoritas de Ana Frank, como las fotos de las princesas Isabel y Margarita de la familia real británica frente a un escritorio. 

Concertgebouw (Sala de conciertos de Ámsterdam)

Uno de los edificios más bellos de Ámsterdam, situado en la Museumplein, alberga una de las salas de conciertos más famosas del mundo. El Concertgebouw ofrece una acústica excelente y una programación de primera clase. Es la sede de la Royal Concertgebouw Orchestra, una de las mejores orquestas del mundo. Otras orquestas de renombre internacional, como la Filarmónica de Viena o Nueva York, también se presentan periódicamente en la sala principal.

El Concertgebouw fue inaugurado en 1888 y desde entonces ha acogido a todos los grandes nombres de la historia de la música. Famosos compositores como Mahler, Rachmaninoff o Stravinsky han interpretado aquí sus obras. En este escenario han actuado músicos legendarios como Leonard Bernstein, Yehudi Menuhin o Vladimir Horowitz. Además, aquí tuvieron lugar inolvidables conciertos de música pop y jazz con estrellas como Aretha Franklin, The Who o Sting.

Mercado de las Flores (Bloemenmarkt) y otros mercados

Un arco iris de colores y una nube de aromas: eso es lo que encontrarás en el Bloemenmarkt, el Mercado de las Flores de Ámsterdam. Los puestos están unidos entre sí y los pasillos son estrechos porque están invadidos de flores en todos los rincones. Todo el mercado está flotando, pues cada puesto es en realidad una especie de barca-muelle rectangular que flota en el agua. Se encuentra en el canal de Singel, entre Koningsplein y Muntplein. Diariamente se traen flores frescas de las zonas cultivadas de los alrededores. La mayoría de los turistas compran bulbos de tulipán para llevar a casa o souvenirs típicos holandeses en una de las muchas pequeñas tiendas de la zona. 

Ámsterdam es una ciudad famosa por sus mercados, el más conocido es el de Albert Cuyp en el distrito de De Pijp: es el mayor mercado al aire libre de Europa con más de 260 puestos. Se puede encontrar de todo, desde frutas tropicales y peces hasta libros, electrónica y ropa. Otro mercado popular es Waterlooplein, el mejor mercadillo de segunda mano de la ciudad. Situado detrás de la Stopera de Ámsterdam, es el lugar perfecto para encontrar discos antiguos, fotos antiguas, ropa vintage, gafas de sol de segunda mano y muchas cosas divertidas.

Experiencia Heineken

La famosa cervecería de Heineken es una atracción turística desde 1991. Aquí puedes hacer un fantástico tour interactivo y dinámico por el mundo de Heineken, descubriendo los ingredientes naturales de la cerveza, observando el proceso de fermentación y visitando la sala de degustación. Hay mucha información y curiosidades por descubrir, incluyendo las colaboraciones con la Liga de Campeones de la UEFA y la Copa del Mundo de Rugby. Al final de la visita, habrá una degustación y la oportunidad de aprender a servir una cerveza perfectamente.

Plaza Dam y el Palacio Real

Gigante, atravesada por peatones, tranvías, turistas y bicicletas. La Piazza Dam es el corazón de la ciudad, animada por ferias, carruseles, mercadillos y artistas callejeros que abarrotan esta enorme plaza empedrada durante todo el año. Siempre ha sido el escenario de grandes protestas y manifestaciones, como las protestas estudiantiles, pero también fue el corazón de la cultura hippie en los años 60 y todavía hoy es uno de los destinos favoritos de los artistas callejeros.

En la plaza se encuentran el Palacio Real (Koninklijk Paleis), la Nieuwe Kerk (literalmente "Iglesia Nueva", para distinguirla de la Oude Kerk, la "Iglesia Vieja"), y el Monumento Nacional (un obelisco de 22 metros para conmemorar a los caídos de la Segunda Guerra Mundial). 

Entre las principales atracciones de la plaza se encuentra el Palacio Real, un edificio majestuoso. Cuando no es utilizado por la familia real holandesa o no acoge visitas y ceremonias de estado, también puede ser visitado y admirado desde el exterior. Descubre sus habitaciones, cuadros y una de las colecciones de muebles de estilo imperial más importantes de Europa. Originalmente el majestuoso edificio fue construido para albergar el ayuntamiento: su construcción comenzó en 1648, año de la independencia de los Países Bajos, en su apogeo. El edificio era demasiado lujoso y majestuoso para ser usado como el ayuntamiento y, de hecho, lo fue "sólo" durante 150 años. En 1808, Luis Bonaparte, nombrado Rey de los Países Bajos por su hermano Napoleón, decidió renovarlo y utilizarlo como Palacio Real. Cuando el Imperio se desmoronó unos años más tarde, y el Rey Luis Bonaparte huyó de Amsterdam, dejó en el interior del Palacio valiosos muebles antiguos y verdaderas obras maestras artísticas, algunas de las cuales todavía se pueden ver.

Munttoren (Torre Munt)

La Munttoren (Torre Munt) es un famoso campanario de estilo renacentista en la Muntplein de Ámsterdam. Fue construido en la década de 1720 por el arquitecto Hendrick de Keyser el Viejo sobre las ruinas de Regulierspoort, una parte de las murallas medievales que datan de la década de 1880. El nombre de la torre hace referencia a que se utilizó para acuñar monedas en el siglo XVII. La caseta de vigilancia original, que había sobrevivido al incendio, fue sustituida casi por completo por un edificio de estilo neorrenacentista a finales del siglo XIX. La cúpula barroca que remata la torre desde 1620 es obra de Hendrick de Keyser. El carillón, añadido en 1699, se atribuye al célebre campanero François Hémony, que había abierto un taller con su hermano Pierre.

Westerkerk (Iglesia Occidental)

El lugar de encuentro más importante de la comunidad holandesa reformada en Ámsterdam es Westerkerk: la "Iglesia Occidental". El edificio, construido en estilo barroco entre 1620 y 1631 según los planos de Hendrick de Keyser, se encuentra en el barrio Jordaan, a orillas del canal Prinsengracht, en el círculo occidental de canales. Para muchos, esta es la zona que mejor representa el estilo serio pero elegante de la capital holandesa. 

El gran pintor Rembrandt está enterrado aquí, aunque nadie sabe exactamente dónde. Algunos creen que está enterrado en un lugar no especificado a lo largo del perímetro norte de la iglesia. Junto con el artista, se encuentra su compañera Hendrickie Stoffels y quizás su hijo Titus van Rijn.

Subir a la cima de la torre ofrece una de las más bellas vistas de Ámsterdam, aunque la hazaña no está al alcance de todos. Además de su gran valor espiritual, la Westerkerk tiene un récord envidiable: es la iglesia con el campanario más alto de la ciudad (85 metros) y es la iglesia protestante más grande de los Países Bajos.

La Westerkerk se menciona a menudo en el diario de Ana Frank, quien obtuvo un gran consuelo con el resonar de las campanas de la iglesia en su exilio. De hecho, en el exterior de la iglesia hay una estatua conmemorativa dedicada a Ana Frank y, no lejos de ella, el "Homomonument", un monumento formado por tres triángulos de granito rosa en memoria de los gays y lesbianas perseguidos durante el nazismo por su orientación sexual.

Nueva Iglesia

La Iglesia Nueva (Nieuwe Kerk) se encuentra en la céntrica Plaza Dam: es el lugar donde se celebra la ceremonia de coronación de la realeza holandesa, los aniversarios principales de la ciudad, así como el Día Nacional de los Caídos, cada 4 de mayo. Es un imponente edificio del siglo XV que atrae la mirada de los transeúntes con su estilo gótico extravagante: un resplandor de chapiteles, vidrieras, pechinas y arcos. Nacida como iglesia católica, en nombre de la Virgen y de Santa Catalina, pronto se convirtió al protestantismo. A lo largo de los siglos ha sufrido tres incendios, y ha sido reconstruida varias veces, por lo que  ya no es un edificio espiritual, sino un lugar de conciertos de órgano y de exposiciones antropológicas. En el interior se puede admirar, además de las instalaciones temporales, un órgano de 1655, algunas tumbas, mausoleos, epitafios y un púlpito de la segunda mitad del siglo XV.

Barrio Rojo de Ámsterdam

El barrio De Wallen, también conocido como el Barrio Rojo, es quizás el barrio más visitado de Ámsterdam. El área está casi totalmente dedicada al entretenimiento adulto y tiene la reputación de ser el lugar más escandaloso de Ámsterdam. Aquí el oficio más antiguo del mundo es legal, sin embargo, el Barrio Rojo es también un lugar que tiene mucho que ofrecer: mucha historia y lugares para explorar y conocer. Es un barrio multifacético. Es verdad que es mundialmente famoso por sus sex shop, clubs de alterne y cabinas, pero también es una zona llena de bares, tiendas y restaurantes. Además, la zona reúne algunas de los "coffee shops" más famosos de Ámsterdam.

Alrededores: Delft

Al sur de Amsterdam hay una pequeña joya que vale la pena visitar: Delft. Esta ciudad fue el lugar de nacimiento del pintor Vermeer, y es famosa en toda Holanda por sus hermosas cerámicas azules y blancas. El encantador Vermeer Centrum Delft está dedicado al famoso artista, un pequeño museo que conserva algunas de sus obras, especialmente paisajes y donde se pueden recorrer con la ayuda de la tecnología todas las etapas de su vida. Su centro histórico conserva el encanto de las antiguas y típicas ciudades holandesas, donde se puede pasear por los vestigios de un suntuoso pasado y hacer una pausa en uno de los muchos restaurantes y bares con terrazas desde los que admirar la ciudad.

Alrededores: Haarlem

Con una abundancia de sitios históricos que se remontan a 800 años, atracciones culturales y joyas escondidas en una ciudad relativamente pequeña, una visita a Haarlem es una opción fantástica para un viaje, ya que se encuentra a unos 30 kilómetros de Amsterdam. La plaza Grote Markt, el centro de la vida cotidiana de Haarlem, acoge regularmente festivales, conciertos y mercados. Paseando por el centro histórico de la ciudad también encontrará edificios medievales, tranquilos patios y pintorescas vistas del río Spaarne. Y justo delante del agua está el molino de viento Molen de Adriaan.

Alrededores: La Haya

La Haya es la única ciudad grande con una playa directamente en la costa del Mar del Norte. La ciudad cuenta con varios monumentos, lujosos hoteles y es una sede política. El histórico Binnenhof es la sede del gobierno holandés, mientras que la sede del rey se encuentra en el Palacio de Noordeinde. Aquí puede visitar hermosos museos de arte y pasar un día de compras. Internacionalmente es conocida como la "capital judicial del mundo", ya que aquí tienen su sede varios tribunales internacionales. Entre ellas se encuentran la Corte Internacional de Justicia, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y la Corte Penal Internacional. La Haya es también la sede de más de 150 organizaciones internacionales, así como de muchas instituciones de la UE, empresas multinacionales y embajadas. Los habitantes de la ciudad consideran Zeeheldenkwartier el barrio más bello: esta zona de la ciudad, con su ambiente único, está lleno de palacios de instituciones internacionales y las características mansiones del siglo XIX con sus bellos patios.

Alrededores: Jardín de Keukenhof

El Keukenhof, situado no muy lejos de Amsterdam, es el parque de flores más famoso y más grande del mundo. Es una zona verde que contiene más de 7 millones de flores de bulbo, plantadas cada año. Los jardines y cuatro invernaderos ofrecen una fantástica colección de tulipanes, jacintos, narcisos, orquídeas, rosas, claveles, lirios, lirios y muchas otras flores. Un espectáculo de colores y aromas sin igual. 

Alrededores: Zaanse Schans

A poco más de un cuarto de hora en tren al norte de Ámsterdam se encuentra Zaanse Schans, la zona famosa por sus molinos: un paseo por aquí te hará retroceder en el tiempo. Aquí encontrarás auténticas mansiones, molinos de viento, una fábrica de peltre, una granja de queso y otras actividades artesanales. El estilo tradicional local es claramente visible tanto en el interior como en el exterior. 

En el siglo XVII, la zona de Zaanse Schans contaba con más de 600 molinos de viento que formaron el primer emplazamiento industrial. Los molinos se utilizaban, por ejemplo, para moler especias, así como para producir pinturas, tablas de madera y aceite. Algunos de estos molinos todavía existen y pueden ser visitados. Es posible observar, tanto desde el exterior como desde el interior, el funcionamiento de las máquinas eólicas. En Zaanse Schans se pueden visitar varios museos: uno de ellos es el Museumwinkel, donde tendrá acceso a una antigua tienda de comestibles, y otro es el  Bakkerijmuseum, donde se puede conocer cómo se hacía el pan.

Alrededores: Alkmaar

Alkmaar es una pequeña ciudad, a unos 40 km de Ámsterdam, con una tradición centenaria en la elaboración de queso. El mercado de queso de Alkmaar es uno de los cuatro tradicionales que aún existen: aquí la especialidad son los productos locales. En 1365, como sólo había una báscula, el queso se vendía en la plaza Waagplein.  La "carga" llegaba temprano por la mañana y los inspectores y comerciantes comprobaban que los quesos estuviesen bien apilados. Alrededor de 30.000 kilos de queso, equivalentes a 2.200 ruedas de queso, se ponen en fila esperando a sus compradores. En un mercado de quesos no pueden faltar los "kaasdragers" (portadores de queso) pero tampoco los "zetters" (colocadores), los "ingooiers" (tiradores) y los "waagmeesters" (pesadores), que tiene papeles esenciales en el mercado. Pertenecen a una asociación rica en tradiciones. En general, el mercado de queso de Alkmaar es un espectáculo fascinante con muchas anécdotas y tradiciones interesantes.

Descubre Ámsterdam con Costa Cruceros

 

Ámsterdam es una ciudad especial: nacida en el siglo XVII y famosa en todo el mundo. Aquí podrás admirar los edificios históricos, visitar los maravillosos museos o disfrutar de los barrios en un clima transgresor, tolerante e innovador. Hay muchas oportunidades para colorear tus vacaciones, explorando los canales con un paseo en barco, paseando por los parques o callejones, o haciendo compras en el centro de la ciudad vieja. Ámsterdam es una ciudad única en su género. ¡Descúbrela con Costa Cruceros!

¡Zarpa con Costa Cruceros!