Si siempre te han fascinado la cultura y el arte de Marruecos y, sobre todo, la atmósfera de magia que lo caracteriza, ha llegado el momento de armar el itinerario de tus sueños para empezar la aventura en compañía de tu familia, de tu pareja o de tu grupo de amigos. Pues, prepárate para desvelar todo lo mejor que Marrakech puede ofrecer a los turistas.

En efecto, hay muchísimo que hacer en Marrakech, ya que se trata de una ciudad que cuenta con un legado histórico, artístico y cultural impresionante. Es justamente por esto que es imposible aburrirse en esta ciudad, gracias a su atmósfera de vivacidad y jovialidad y a los muchos lugares de interés que vale la pena visitar. 

Entre estos, sin duda no te puedes perder los más célebres, es decir la Plaza Djemaa El Fna, el Jardín Majorelle y la Mezquita Koutoubia. Sin embargo, no hay que olvidarse de las zonas de la ciudad más características y menos conocidas, en donde es posible hacer una inmersión en la cultura de Marruecos. Pues, descubre esta hermosa ciudad:

Plaza Djemaa El Fna

La Plaza Djemaa El Fna es uno de los centros culturales de la ciudad, su símbolo y uno de los lugares más animados y joviales, ya que cuenta con lo mejor que hay que hacer en Marrakech. Esta plaza, en efecto, ha sido inscrita en la Lista Representativa Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2008.

Este lugar constituye la unión de las muchas culturas populares de Marruecos que se expresan a través de la música, de la poesía, del arte y de las tradiciones religiosas. En este lugar extremadamente vivaz, además, hay numerosos bares y restaurantes en donde probar lo mejor de la comida local y varias tiendas en donde hacer compras en compañía de la familia, de la pareja o de los amigos.

Jardín Majorelle

El Jardín Majorelle es el hermoso jardín botánico de Marrakech, que fue diseñado en el año 1924, durante la época colonial, por un artista francés, o sea Jacques Majorelle. 

Este jardín cuenta con una variedad increíble de plantas, flores y árboles de todo tipo: en consecuencia, representa un área verde muy sugestiva en el corazón de la ciudad y un lugar ideal para pasear y relajarse disfrutando de la atmósfera de paz y sosiego junto a la familia, a la pareja o a los amigos. 

El Jardín Majorelle, además, es muy conocido también por las numerosas especies de aves, especialmente de pájaros de todos los colores y de todas las dimensiones, que viven ahí.

El Souks de Marrakech

El Souks, también conocido como Suq o Suk, es el mercado tradicional de la ciudad, uno de los más grandes del continente africano y una de las atracciones típicas de Marrakech. Este mercado se encuentra en la célebre y ya mencionada Plaza Djemaa El Fna y es el lugar perfecto tanto para hacer compras como para hacer una inmersión en la cultura y en las tradiciones de este fascinante país.

En efecto, en el Souks es posible encontrar productos de todo tipo, sobre todo ropa, productos típicos de artesanía, condimentos y comida. Pues, sin duda no te puedes perder esta atracción tan peculiar y sugestiva de la ciudad.

Medersa de Ben Youssef

La Medersa, o Madrasa, de Ben Youssef representa uno de los ejemplos más hermosos y sugestivos de arquitectura de Marruecos. Se trata de una escuela, que fue fundada en el siglo XIV, en donde los estudiantes memorizaban el corán y estudiaban otras materias científicas y religiosas. Además, esta escuela ha sido uno de los centros culturales más considerables del país por mucho tiempo.

Actualmente, la Medersa de Ben Youssef ha sido convertida en un museo y representa uno de los lugares de interés más visitados de la ciudad, ya que permite conocer en detalles la cultura de Marruecos y la religión musulmana.

Palacio de la Bahía

Otra etapa muy recomendada para visitar en compañía de la familia, de la pareja o de un grupo de amigos sin duda es el célebre Palacio de la Bahía. Se trata de un edificio de estilo arquitectónico y artístico típico islámico y marroquí y de un sugestivo conjunto de jardines.

Este palacio tan fascinante, cuyo nombre significa justamente “brillantez”, fue construido en los últimos años del siglo XIX y originalmente iba a ser el edificio más grande e impresionante de todos los tiempos. No es una casualidad, en efecto, que muchos turistas lo consideren el edificio más espectacular de la ciudad.

Mezquita Koutoubia

La Mezquita Koutoubia, también conocida como Mezquita Kutubía o Kutubiya, es una mezquita muy antigua, ya que fue construida en el siglo XII. Se trata de la mezquita más grande e importante de la ciudad de Marrakech, que también es representativa del arte almohade.

La Mezquita Koutoubia, además, es el edificio más alto de Marrakech y uno de sus símbolos, ya que está caracterizada por la piedra de arenisca rosada típica de la ciudad. Su nombre, traducido en español, es “mezquita de los libreros” y se debe a la gran cantidad de puestos de libros que solían rodear este importante edificio.

Koubba Ba'adiyn

La Koubba, o Qubba Ba’adiyn, también conocida como almorávide, es un edificio sugestivo de pequeñas dimensiones del siglo XII que recién ha sido restaurado. Se trata de un edificio muy valioso, caracterizado por una hermosa cúpula, de alto interés arquitectónico, artístico e histórico, ya que es el único edificio almorávide del país.

La Koubba Ba’adiyn ha sido construida por Ali Ben Yussef, es decir el segundo rey almorávide, y hoy en día es una atracción clave de la ciudad de Marrakech que sin duda hay que visitar en compañía de la familia, de la pareja o de un grupo de amigos.

Las curtidurías de Marrakech

Sin duda, hay muchísimo que hacer en Marrakech. Además de las etapas más célebres e icónicas de la ciudad, en efecto, hay otras que tal vez pueden ser menos conocidas pero que vale la pena conocer, ya que se trata de atracciones típicas de la ciudad. 

Por ejemplo, una zona particular y menos conocida es la de los curtidores de Marrakech, en donde hay numerosos talleres en los que se trabajan cueros y pieles. Por lo tanto, en este barrio es posible hacer compras y conocer una parte fundamental de la cultura y de la economía de la ciudad de Marrakech.

Tumbas Saadíes

Otra de las etapas de la ciudad que no son tan conocidas es la de las Tumbas Saadíes, que sin duda no te puedes perder. Se trata de más de 100 tumbas del siglo XVI, decoradas con unos magníficos mosaicos, que fueron descubiertas en el año 1917. 

De estas, las más importantes son las del Mausoleo Principal, que es el más valioso. Este monumento antiguo es el mausoleo del sultán Ahmad al-Mansur, que era conocido también como “El Dorado”, y de su familia. 

El mausoleo está caracterizado por unas columnas increíbles y por una arquitectura muy sugestiva. Por consiguiente, las Tumbas Saadíes constituyen una parte fundamental de la historia de la ciudad de Marrakech.

La Medina de Marrakech

La Medina de Marrakech, que constituye el alma de la ciudad ya que es la capital política, económica y cultural, fue fundada por los almorávides entre el año 1070 y el año 1072 y cuenta con todo lo que hay que hacer en Marrakech. Esta parte de la ciudad, sugestiva y sobre todo típica, en efecto, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1985.

Es justamente en la Medina que se encuentran algunas de las atracciones más visitadas de Marrakech, como la Plaza Djemaa El Fna, la Mezquita Koutoubia y la Medersa de Ben Youssef. Por consiguiente, pasear por esta zona permite admirar y visitar los monumentos y los lugares de interés más célebres de la ciudad.

Descubre el Mar Mediterráneo con Costa Cruceros

Sin duda ha quedado muy clara la riqueza artística, arquitectónica, histórica y cultural de la ciudad de Marrakech. En efecto, hay muchísimo que hacer en Marrakech y aburrirse es imposible. No es una casualidad, de hecho, que esta ciudad tan fascinante y mágica, sea capaz de robar el corazón de todos los turistas.

De otra forma, no hay que olvidarse de todos los maravillosos lugares de interés que el Mediterráneo puede ofrecer a los amantes de los viajes que desean zarpar pronto para el próximo viaje. Pues, hay que saber que Costa Cruceros puede llevarte a visitarlos todos.