Es el monumento más famoso de la antigua Grecia y una parada obligatoria para quien visita Atenas. Pasear por la Acrópolis en una excursión guiada es la mejor manera de conocerla.

Hace milenos que domina la ciudad desde lo alto de la Acrópolis y, cuando finalmente lo tienes delante, es imposible permanecer indiferente ante su belleza y sus proporciones perfectas. Desde entonces descubrimos juntos sus secretos, curiosidades y todo lo que hay que saber.

“Une pasado y presente regalando una magnífica vista de Atenas desde lo alto”

Breve recorrido por su historia

Dedicado a la diosa Atenea Partenos ("virgen”), el Partenón fue construido hace más de 2400 años bajo la supervisión de Fidias, uno de los mejores arquitectos de la antigua Grecia. Era una obra impresionante para la época: se dice que costó lo mismo que una flota de 700 barcos. En su interior había una colosal estatua de la diosa cubierta de marfil y de una tonelada de oro, además de muchas otras esculturas y bajorrelieves en el frontón y a lo largo de todo su perímetro. ¿Sabías que el Partenón estaba pintado de azul, rojo, verde y dorado? Trata de imaginar lo espectacular que debía de ser hace dos mil años.

De templo a iglesia y a mezquita: ¡algunas curiosidades!

El Partenón fue el centro de culto de Atenas durante casi mil años, después en el siglo VI se convirtió en una iglesia cristiana y en el XV en una mezquita, con minarete incluido. Su estructura permaneció intacta hasta un fatídico día de septiembre de 1687, cuando un disparo de cañón de los venecianos que asediaban la ciudad dio en un polvorín que había en su interior y provocó el desmoronamiento de los muros centrales y de muchas columnas.

El secreto de su perfección

El secreto de su perfección está en algunas "ilusiones" ópticas casi imperceptibles, pero que dan una sensación de armonía a quien lo observa: la curva de la base, la ligera barriga de las columnas… Cada uno de los elementos del Partenón es único, y en una sola posición el conjunto es perfecto. 

Embarca en un crucero hacia Grecia