Emiratos Árabes, Catar y Omán son lugares ricos de encanto y sugestión. Nosotros te lo contaremos, comenzando por algunos elementos característicos: el agua, la arena y el mármol. Descubrirás con nosotros la esencia de los paisajes, sus particularidades, lugares y ocasiones para no perderse..
Opulentas mezquitas, desiertos iluminados por el alba, ciudades vistas desde el mar, en barco o en kayak: el Medio Oriente regala unas vacaciones con muchas posibilidades.

El mármol y la piedra

El mármol es el elemento principal de la Gran Mezquita del Jeque Zayed en Abu Dhabi. Un valioso material que proviene del Trentino. El edificio religioso se despliega en alrededor de 12 hectáreas y se compone de 80 cúpulas, pudiendo albergar a más de 40 mil personas. Durante la velada, bajo la luz de la luna, el efecto que nos regala es maravilloso.

La mezquita de Jumeirah es uno de los símbolos de Dubái. Se reconstruyó completamente con piedra blanca con dos alminares iguales que destacan sobre una cúpula central. Un lugar mágico que espera ser fotografiado.

Unas vacaciones de color, de emociones y de sustancia: los Emiratos, Catar y Omán nunca han sido tan atrayentes.

El agua

Será un elemento fundamental de tus vacaciones, comenzando por Salalah, perla del sur de Omán. Será posible relajarse nadando o buceando en superficie en sus blancas playas, después de dejarse mimar en un resort local. En Dubái, Muscat y Doha podrás surcar las aguas a bordo del dhow, típica embarcación de madera: una oportunidad para apreciar un punto de vista insólito y sacar fotos espectaculares. En Abu Dhabi te espera al Maya, una de las 200 islas naturales que forman parte del Emirato. Un rincón paradisíaco, entre arena suave, vegetación exuberante y aguas turquesas.

 La arena

En el desierto la belleza se mezcla con un poco de aventura. En Abu Dhabi a bordo de un 4x4, atravesarás la arena con los primeros rayos del sol. Mientras que en Doha desafiarás las dunas gigantes participando en un emocionante safari. Gozarás de la tibieza del amanecer y del fuego del ocaso en un escenario que te dejará sin habla.