Descubre Grecia desde una perspectiva nueva, en la que caben naturaleza, historia, arquitectura y relax.  Costa Luminosa zarpa desde Trieste, Bari y sigue hacia Grecia, con paradas en Corfú ,  Atenas, Mikonos y Olimpia/Katakolon. Y Costa Deliziosa zarpará desde Venecia con una increíble parada larga de todo un día y una noche en Mikonos, seguida de las escalas en Olimpia/Katakolon, Corfú y Bari.

Descubre junto a nosotros las cinco joyas imprescindibles de los dos itinerarios hacia el este.

Playas, cuevas, los cascos antiguos y edificios que son patrimonio de la humanidad; el Mediterráneo de Costa Luminosa y Costa Deliziosa será especial

Una plaza que se abre al mar

Es imposible no impresionarse ante la deslumbrante belleza de la Plaza Unità d’Italia de Trieste; se trata de una plaza que se abre al mar y es la más grande de Europa de estas características. También es el salón de la ciudad, centro vital y cultural, perfecto para pasear y relajarse en uno de los muchos cafés, llenos de historia. Una de las atracciones más populares es la Fuente de los cuatro continentes.

El ritual del aperitivo

Sus serpenteantes canales o sus calles que parecen laberintos; las pintorescas islas, famosas por la elaboración de cristal o de prendas de encaje; rincones únicos que solo es posible admirar desde una góndola: Venecia es una auténtica maravilla. Y una de las mayores tradiciones es el aperitivo, que consiste en los “cicchetti”, pequeños tentempiés con un vasito de vino.  Pero antes se puede visitar el Palacio Ducal o pasear por el Puente de los Suspiros.

Una escala larga y con muchas sorpresas

Mikonos une naturaleza y diversión. En Chora se amontonan las callejas, que proponen mil y un rincones sugestivos y llenos de flores para fotografiar. La isla es conocida por sus playas, empezando por la íntima Paraga Beach y llegando hasta la divertida Paradise Beach. Y, por supuesto, no te puedes perder el paseo al atardecer por Little Venice, aprovechando que la parada en la isla será larga.

El hechizo de las cuevas

Corfú, una isla griega que sabe cómo agradar a todos. Por una parte el casco antiguo de la capital, que lleva el mismo nombre que la isla. Desde 2007 es patrimonio de la humanidad de la Unesco porque custodia unos espléndidos edificios de estilo bizantino y veneciano, además de lugares inesperados como la célebre Spianáda, la plaza central de la ciudad. Por otra parte, la maravillosa Paleokastritsa, con sus cuevas, arrecifes y sus playas de arena o de piedras blancas.

Entre mito y modernidad

La Acrópolis será una de las primeras cosas que veas en Atenas. Es maravilloso disfrutar de la puesta de sol y de una incomparable vista en el marco del complejo arquitectónico más grande de la Antigua Grecia. Pero si lo que buscas es modernidad, no te pierdas la plaza Syntagma, el corazón de la ciudad. Aquí podrás relajarte y disfrutar de un buen café ante la guardia presidencial.

Zarpa a bordo de un crucero y vive la verdadera magia de Grecia.

Viaja con Costa Cruceros