Elige una ciudad que debes vivir , añade excursiones llenas de curiosidades y leyendas mezcladas con un poco de historia y gastronomía pensada para vosotros y tendréis la esencia de nuestro crucero. Hoy os llevamos a conocer Génova, Roma y Nápoles: la elección es vuestra.
Génova tiene el tamaño ideal para familias, Roma es un libro lleno de curiosidades y Nápoles está rodeada de historia, ¿estáis listos?

Un viaje entre fantasmas y pingüinos  

Génova es una ciudad perfecta para familias: os encantará descubrir su encanto y su increíble centro histórico. De sus estrechas calles se desprenden sabores tradicionales e historias únicas. Y es que muchos edificios esconden anécdotas, adivinanzas, historias que se pierden en el tiempo y presencias inexplicables. Una de las etapas imprescindibles es el acuario de la ciudad, un reclamo para mayores y pequeños con más de doce mil especies animales y doscientas vegetales. En sus piscinas nadan tiburones, peces de colores, esponjas, medusas, corales y caballitos de mar. La palma se la llevan sin duda alguna los pingüinos y los delfines, por ser los más simpáticos.

El Coliseo “de otra manera” y el tentempié típico

Para los curiosos y amantes de la historia y todos sus detalles, les vamos a proponer una visita diferente a una ciudad como Roma, empezando por el Coliseo, el anfiteatro que simboliza la grandeza de la ciudad.  No todo el mundo sabe que los romanos desarrollaron un ingenioso sistema de montacargas (los primeros ascensores), usados para transportar a los animales desde los subterráneos, así como para cambiar las escenografías. Buscad el mejor ángulo para una foto inolvidable o encontrad ese rincón que os situará en la famosa película “Gladiator”: vuestro recuerdo será de Oscar. La visita en profundidad puede seguir en la mesa, con un buen aperitivo típico y sencillo.

Pompeya y un viaje por el tiempo

Los que deseen vivir Nápoles, sus maravillas y alrededores con calma y tiempo, se merecen un viaje al pasado. Una etapa imperdible es Pompeya, con su destino enterrado para siempre por la catastrófica erupción del Vesubio en el año 79 d.C. En el yacimiento arqueológico caminaréis por la via dell’Abbondanza, descubriréis el anfiteatro y entraréis en edificios decorados lujosamente, que eran las casas de vacaciones de muchos romanos. ¿Sabías que hace poco se ha descubierto una tienda de comida callejera (termopolio)? Estaba intacta con recipientes y restos de comida. Al final, podréis hacer una degustación de estilo pompeyano entre pan de farro y dulces a base de miel y granada.

No importa qué tipo de viajeros seais, tenemos las vacaciones perfectas para vosotros y en cada ciudad encontraréis emociones únicas e inconfundibles.