De ciudad perdida a símbolo de renacimiento y destino turístico internacional. En los últimos veinte años Matera ha coronado su sueño de redención, transformándose en una maravilla que ha sabido valorar su pasado y sus tesoros, mirando al futuro.

"Desde la catedral, el consejo es pasear subiendo y bajando los Sassi, curioseando dentro de las casas de arquitectura natural e irregular, imaginándonos la vida de antaño. "

De ciudad perdida a símbolo de renacimiento y destino turístico internacional. En los últimos veinte años Matera ha coronado su sueño de redención, transformándose en una maravilla que ha sabido valorar su pasado y sus tesoros, mirando al futuro. Caminar subiendo y bajando por el antiguo pueblo de Sassis excavadas en la roca, volver hacia atrás hasta el Neolítico explorando las iglesias rupestres, dejarse encantar por los colores cálidos que el atardecer enciende en la toba de las casas; emociones que se pueden vivir sólo aquí. Y ahora la podéis visitar…¡llegando en barco! Costa no os lleva solamente a los lugares de mar, sino que os hace descubrir los destinos internos imprescindibles, como este pueblo de conmovedora belleza que en 1993 se convirtió en el primer lugar del Sur de Italia reconocido como Patrimonio UNESCO. ¡No te pierdas la ocasión de verlo con tus propios ojos!

EL RENACIMIENTO DE UNA CIUDAD ÚNICA EN SU ESPECIE

Matera es un lugar extraordinario desde diferentes puntos de vista. Surge en Basilicata oriental - entre la punta y el tacón de la bota - a 45 kilómetros del mar, sobre un contrafuerte de la roca de toba, a 400 metros de altura. Dividida en dos por un cañón por el que se desliza el río Gravina: a un lado el centro urbano de los Sassi, las casas-gruta excavadas en la roca, al otro el parque arqueológico de las iglesias rupestres. Como su geografía, la historia de Matera es única. Los primeros asentamientos se remontan a la era del Paleolítico y las casas excavadas en la toba blanda permanecieron habitadas de forma continuada: por este motivo se la considera una de las ciudades más antiguas del mundo. Sin embargo, desde finales del Setecientos los Sassi pasaron de ser un ejemplo de integración entre hombre y medioambiente a transformarse en un lugar degradado y abandonado, convirtiéndose en el símbolo del retraso del Sur de Italia. Hasta los años cincuenta del siglo pasado, muchas familias vivían en la indigencia, amontonadas dentro de casas malsanas, oscuras y húmedas, de más de 5 mil años. Tan es así, que por décadas la ciudad soportó el sobrenombre de “la vergüenza de Italia”. Sin embargo, gracias a un paciente trabajo de recuperación todo cambió. Los Sassi fueron deshabitados progresivamente y restaurados: actualmente forman un escenario mágico, uno de los lugares más amados y visitados de toda Italia.

DESCUBRIENDO LOS SASSI ENTRE EL PASADO Y EL FUTURO

Desde el barco al corazón de Matera, haréis un fascinante viaje en el tiempo. Sasso Caveoso y Sasso Barisano son los dos barrios de la ciudad, divididos por Civita, la cúspide de la roca sobre la cual se construyó el primer núcleo urbano. Si el Caveoso, orientado a noroeste, está más construido que excavado, el Sasso Barisano se extiende hacia el sur en una especie de anfiteatro tachonado de casas excavadas en la toba. Para comenzar vuestro viaje por este mundo antiguo, el punto de partida ideal es la Catedral que domina Civita, admirando el contraste entre el exterior romántico y el interior barroco y el panorama que se extiende por la campiña circundante. Desde la Catedral, se aconseja pasear subiendo y bajando los Sassi, curioseando dentro de las casas de arquitectura natural e irregular, imaginándonos la vida de antaño. Dos etapas sobre todo narran la parábola de Matera de pueblo “perdido” a innovador centro cultural: Casa Noha, entre cuyos muros del siglo XVI perfectamente restaurados se puede asistir a la exhibición que abarca el pasado, el presente y el futuro de la ciudad, y la Casa Cava, una cantera que desciende bajo tierra, redescubierta en los años noventa y donde se creó el único centro cultural hipogeo del mundo.

DESCUBRIR EL ANTIGUO GUSTO DE LUCANIA

Actualmente los Sassi acogen hoteles y locales en los cuales podréis disfrutar de las frescas temperaturas y degustar las exquisiteces locales. Como por ejemplo un buen vaso de vino Aglianico acompañado con el queso de oveja en canasta (característico por el contenedor usado para producirlo y conservarlo) de Moliterno y por los sabrosísimos pimientos crocantes, secados al sol y luego fritos unos pocos segundos en aceite hirviendo. Y no hay que perderse el pan de Matera en forma de “cuerno”, de miga blanda y sabrosa: se produce desde finales del siglo XIV y sus secretos son la calidad de los cereales locales, la doble molienda y la levadura madre natural obtenida de la maceración en agua de uvas e higos. Entrad en una panadería y llevadlo para saborear en casa, sin que se ponga duro: ¡se conserva hasta 10 días después de horneado!

NATURALEZA, ESPIRITUALIDAD Y CINE

Una caminata por las orillas del río Gravina os transportará aún más atrás, hasta la prehistoria, pero con un toque de ficción moderna. En las dos orillas se conservan 150 iglesias rupestres excavadas por los devotos en la roca, incluso a mano: en el siglo VII se asentaron comunidades de monjes llegados de Asia Menor, que modelaron los lugares de culto pintando frescos y escupiendo nichos, cruces y grabados de influencia bizantina. Pasead entre las dos orillas del río, entrando en las iglesias mejor conservadas como la Virgen de la Virtud y San Nicolás de los Griegos (Sasso Barisano), con sus tres naves, los techos de bóveda con frescos de la Crucifixión; o bien en la otra orilla, subid hasta la Virgen de los Ángeles, una gruta con un altar y pinturas de tonos azules y un panorama increíble de toda Matera. Son lugares de intensa espiritualidad que os llegaran al alma. Este patrimonio ha sido revelado al mundo gracias al cine: de entre las películas se encuentra “La pasión de Cristo” (2004) del director Mel Gibson que aprovechó los escenarios plasmados en la toba para narrar la Palestina del año cero. No hará falta ningún esfuerzo de fantasía: realmente os parecerá que os encontráis allí.

1 of 3

MATERA CAPITAL DE LA CULTURA EUROPEA 2019

Matera superó incluso a Venecia, Siena, Lecce y otras ciudades siendo nombrada Capital de la Cultura Europea de 2019. El lema “Open Future” elegido para el evento habla del gran empuje que está viviendo Matàrë (como la llaman sus habitantes). Durante doce meses la ciudad será un laboratorio a cielo abierto de creatividad, orientada hacia cinco temas que giran alrededor de los conceptos tiempo y contraste: “futuro remoto”, “continuidad y roturas”, “utopías y distopías”, “raíces y recorrido”, “reflexiones y conexiones”. Muestras y espectáculos de teatro, danza, música y arte, dedicados a estas ideas inspiradoras, serán acogidas en los edificios símbolo de la ciudad. Un evento internacional que no debes perderte, basado en las emociones únicas que solamente Matera sabe regalar.