Hablar de Malta es hablar de pueblecitos típicos, bellezas naturales, siete mil años de historia, templos de dimensiones colosales y una gastronomía muy rica. Tus vacaciones ya han empezado…
Infinidad de tesoros que se esconden en el casco antiguo de la capital, La Valeta, la Gruta Azul y el pueblo de Marsaxlokk.

Grutas, acantilados y panoramas inolvidables

La belleza más íntima abraza la costa meridional de Malta, donde se recorta la Gruta Azul, la más grande de un complejo de arcos y cavernas que las corrientes marinas han excavado en los acantilados. Un paseo con varias terrazas panorámicas te permitirá encontrar el mejor lugar para tomar una foto. Y la mejor manera de apreciar los colores del mar y los marcos naturales es concederte un paseo en barco.

El pueblo, las tradiciones y los productos típicos

Gracias a nuestras excursiones podrás conocer pueblos tan pintorescos como Marsaxlokk y sus “luzzi”, las típicas barcas de madera, de colores alegres y el ojo de Osiris dibujado en la proa: dice la tradición que protegen a los pescadores de las tormentas en el mar.

Y, cómo no, podrás degustar productos típicos como los caracoles, las tostadas malteses y las salchichas locales. Para que el contacto con la naturaleza sea aún más intenso, no te pierdas una visita a una granja de turismo rural: podrás ayudar a los campesinos en el trabajo del campo y conocer todos los secretos de las olivas y del vino local.

Los monumentos misteriosos y el casco antiguo

Una etapa obligatoria es La Valeta, la capital, Patrimonio histórico de la humanidad y ciudad de los caballeros templarios. Aquí se encuentra la catedral barroca de San Juan, con dos obras maestras de Caravaggio. Y desde aquí puedes empezar la ruta de descubrimiento del templo megalítico más grande de la isla, que forma parte del sitio arqueológico de Hagar Qim. Para su construcción se utilizó un imponente monolito: nada menos que siete metros de largo y unas veinte toneladas de peso. Un misterio que aún no se ha logrado desvelar.

La antigua capital estrella del cine

También se debe mencionar Mdina, la antigua capital de Malta. Te sumergirás en una ciudad nobiliaria de cuatro mil años, rodeada de naturaleza y vegetación, calles y palacios antiquísimos que ofrecen una atmósfera que se detiene entre el Barroco y la Edad Media.  Son varias las películas y series de televisión que se han rodado aquí: Gladiator, Troya y Juego de Tronos.

Playa y relax para toda la familia

¿Y para los que solo quieren relajarse? Les espera la bahía de Mellieħa, con su playa sostenible, premiada con bandera azul. Los bajos fondos marinos y la ausencia de corrientes prometen exquisitos baños. En Mellieħa está también la playa más grande de la isla, ¡y no le falta de nada! Cuenta con bares, servicios y todo lo necesario para practicar deportes acuáticos.

Malta es única. Regálate unas vacaciones totales, entre arte, naturaleza y misterio.

Viaja con Costa Cruceros