Déjate la racionalidad y la normalidad en casa. Tu crucero por el Mediterráneo a bordo del Costa Pacifica estará marcado por las sorpresas y la fascinación. Empezando por Malta, donde podrás admirar, junto a las variadas huellas de una historia que tiene más de siete mil años, templos de dimensiones colosales y edificios llenos de color. Si a esto añadimos la elegancia pintoresca de los pueblecitos y las paisajes naturales, podrás disfrutar de la verdadera Malta.
“Además del casco antiguo de la capital, La Valeta, te espera la larga historia de Mdina, con más de cuatro mil años”.

Los monumentos de Malta

Las leyendas de Malta nacen en La Valeta, la capital… Uno de los mitos más fascinantes narra la existencia de algunos gigantes que construyeron el mayor templo megalítico de la isla: ahora forma parte de la excavación arqueológica de Hagar Qim. Para su construcción se utilizó un imponente monolito: nada menos que siete metros de largo y unas veinte toneladas de peso. En Malta hay unos veinte lugares parecidos. Son estructuras realizadas antes de las pirámides egipcias y de Stonehenge, y alineadas con una perfección increíble, pero no se sabe nada de para qué se usaban ni de quién las construyó. También la gruta de Ghar Dalam está envuelta en misterio; allí fueron hallados los primeros restos de vida en la isla, datados hace unos 180 000 años.

Los dos cuadros de Caravaggio

La Valeta es una ciudad vibrante, llena de historia y belleza. Su casco antiguo, perfectamente conservado, es una joya de tesoros barrocos declarados Patrimonio histórico de la Humanidad. Paseando por sus calles podrás descubrir jardines, antiguos edificios nobiliarios e históricos: entre los más famosos está la concatedral de San Juan Bautista, una obra maestra de la arquitectura barroca. Aquí se encuentran algunas extraordinarias obras de arte, entre las que destacan dos lienzos de Caravaggio, el genial pintor italiano que se refugió en Malta en 1607 tras la rocambolesca fuga de Roma después de asesinar a un hombre. También se debe mencionar Mdina, la antigua capital de Malta. Te sumergirás en una ciudad nobiliaria de cuatro mil años, rodeada de naturaleza y vegetación, en una alternancia de calles y palacios antiquísimos que regalan una atmósfera que se detiene entre el Barroco y la Edad Media.

Malta ofrece un viaje a través del tiempo y la historia: escoge la magia y no dejes que se escape.   

1 of 3