Vegetación lujuriosa, paisajes increíbles, mar abundante en peces, edificios pletóricos de historia: la isla portuguesa de Madeira y su capital Funchal son además famosas por ser los lugares donde nació y creció el jugador estrella Cristiano Ronaldo. Seguidnos y descubrid 3 razones para desembarcar en la isla.
Madeira es famosa por su vino homónimo, pero también por su bosque autóctono patrimonio de la Unesco

El hijo ilustre

Madeira es la isla de Cristiano Ronaldo. El campeón portugués nació y creció en Funchal y nunca cortó la relación con su ciudad natal. Un museo recorre su carrera y expone algunos trofeos. Gracias a la realidad aumentada, podréis incluso jugar y hacer fotografías con él.

La capital

Funchal es la ciudad más poblada y el corazón de la isla: aquí encontraréis numerosas atracciones como iglesias, museos y jardines tropicales. Descubrid el pintoresco barrio Monte y luego bajad usando los “cestinhos”, especie de trineos en forma de cesto. Mientras visitáis el centro de la capital, podéis aprovechar para realizar una degustación de Madeira, el vino que ha hecho famosa la isla en todo el mundo.

Laurisilva

Es el bosque autóctono de Madeira, un tesoro bio-cultural que en 1999 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. En las 22 mil hectáreas presentes en la isla podréis descubrir una gran diversidad de fauna y flora, como algunas especies raras de orquídeas, además de laureles, tilos, helechos, musgos y líquenes. También la naturaleza hará que vuestras vacaciones sean inolvidables.