Un mar y una naturaleza de ensueño, rincones escondidos y completamente atemporales, gusto por lo exótico y relax absoluto. En vuestro próximo crucero os sugerimos que escojáis las Seychelles, descubriendo sus particulares “cifras”.

"Gracias a la escala de tres días en Victoria, en la isla de Mahé, podéis disfrutar de todas las maravillas de las Seychelles, como la encantadora La Curieuse."

22 (kilos)

En la isla de Praslin os dejará con la boca abierta el parque natural Fond Ferdinand, un auténtico paraíso de la biodiversidad que, entre sus atracciones, cuenta con el coco de mer (coco de mar), un fruto grande y sabroso que tiene la semilla más grande del mundo (puede llegar a pesar 22 kilos) y una forma inconfundiblemente extraña. Buscad también entre los árboles al loro negro, vive solo en las Seychelles y es uno de los animales más raros del planeta.

3 (días)

Gracias a la escala de tres días en Victoria, en la isla de Mahé, podéis disfrutar de todas las maravillas de las Seychelles. Como la encantadora La Curieuse, una pequeña isla deshabitada y salvaje reino de las tortugas gigantes, a la que llegaréis en catamarán por unas aguas de increíble belleza. Tras un poco de senderismo en medio de la naturaleza, se abrirá ante vosotros la playa de Anse Saint José, ¿listos para un baño de ensueño? Y durante el regreso a Victoria, no os olvidéis de dar una vuelta por la zona del mercado, entre fruta y pescado de todo tipo, y tiendas donde comprar productos típicos.

500 (metros)

Medio kilómetro de arena finísima, mar cristalino y bloques de granito: la playa de Anse Lazio, en Praslin, está considerada como una de las más bellas del mundo. En los dos pequeños restaurantes que hay en la playa, podréis probar las especialidades de la cocina criolla (no os perdáis las gambas al ajillo y el pescado al curry). Y en la parte occidental, bajo las palmeras, hay un bar sin personal, el Honesty Bar: ¡servíos solos y dejad el dinero en la caja!

157 (kilómetros cuadrados)

Del mar al cielo: alzad el vuelo a bordo de un avión turístico para ver la isla de Mahé desde lo alto, la más grande de las Seychelles (26 km de largo por 6 de ancho). Sobrevolándola os quedaréis fascinados por el espectáculo de la exuberante selva tropical que cubre casi por completo su superficie, con su verde intenso que destaca sobre un mar de infinitas tonalidades.

Cero (medios de motor)

En la isla de La Digue, famosa mundialmente por la extraordinaria playa de Anse Source d’Argent (no es un consejo, sino una orden: id a verla) están prohibidos los medios de motor. Podréis moveros a pie, en bicicleta o subiendo en unos de los típicos carros tirados por bueyes. Os parecerá que habéis dado un salto en el tiempo, regalándoos una experiencia de total serenidad en contacto con la naturaleza y al ritmo plácido de la vida lenta.

1 of 5

Créditos Imágenes: Shutterstock