Relajante y escenográfica, Lanzarote tiene una naturaleza tan peculiar que ha dado vida a una cultura única en el mundo, una mezcla de África y Europa, de tierra y mar, de volcanes, desiertos y playas, que la ha situado entre las metas preferidas para una vacaciones antiestrés. Estas son las cosas a visitar y a hacer para disfrutar al máximo todas las emociones que sabe regalar esta isla de Las Canarias.

"El panorama es realmente impresionante y emocionante. Aquí fue donde Stanley Kubrick ambientó algunas escenas de la película 2001: Odisea en el espacio. "

Un baño en Playa Papagayo

Incluida a menudo en las clasificaciones de las 10 playas más bonitas del mundo, Papagayo se encuentra al sur de Lanzarote y se llega a ella en barco o a pie (desde Playa Blanca). Se trata de una pequeña bahía de arena dorada, bañada por un mar que va del turquesa al esmeralda y rodeada por rocas y promontorios volcánicos con diversos matices de color.

En el Jardín de Cactus

El jardín, situado en Guatiza, reúne miles de Cactus de todo el planeta y los expone en una especie de espectáculo de la naturaleza, en el cual pasear entre las plantas como en una auténtica instalación artística. Un lugar único, al que el territorio volcánico y el molino de viento otorgan una atmósfera lunar de gran sugestión.

De paseo por el volcán Timanfaya

Es imperdible la excursión al Parque Nacional Timanfaya, donde subir por las laderas del homónimo volcán, todavía activo. El panorama es realmente impresionante y emocionante. Aquí fue donde Stanley Kubrick ambientó algunas escenas de la película 2001: Odisea en el espacio. Para una experiencia todavía más especial, se puede optar por subir sobre el lomo de un camello.

Un paseo hasta Teguise

La antigua capital de la isla es un conglomerado de casas blancas, embellecidas por los toques de color de las flores y de las ventanas verdes. El momento mejor para visitar la aldea es el domingo, cuando se monta el característico mercado, que en realidad es una fiesta repleta de música y bailes, tenderetes, artistas y dulces locales.

Bajo tierra en las Cuevas de Los Verdes

En Lanzarote se puede probar la emoción del paseo dentro de un volcán. O mejor dicho, dentro de los huecos que se forman después de una erupción, en las que adentrarse entre pasillos, cubículos, aperturas y cuevas de formas extrañas. Este mundo subterráneo alberga incluso un auditorio con mil plazas, donde asistir a varios eventos que se organizan a lo largo del año.

El lago verde de El Golfo

Otra maravilla de formas y colores en los límites de la fantasía es este pequeño cráter, en el que se ha acumulado el agua de mar que ha asumido un color verde ácido, debido a las algas y a las sales volcánicas. Hacen de fondo rocas rojas, grises y ocres, en una combinación cromática que parece construida aposta, pero que en cambio es absolutamente natural.

Surf en Cala Famara

Dunas y olas, estos son los ingredientes de la playa de Caleta de Famara, aldea de pescadores situada en la zona norte de la isla. El litoral arenoso amplio y libre es un paraíso para los amantes del surf, kitesurf y deportes acuáticos, porque hay siempre viento y espacio para divertirse todos.

Aperitivo en Puerto Calero

Después de una jornada de excursiones, las puestas de sol se pueden observar totalmente relajados en el paseo marítimo de Puerto Calero, entre locales al aire libre, restaurantes y los barcos del puerto deportivo.

Credits photo: Mondadori Portfolio/Age Fotostock