El 8 de junio es la Jornada Mundial de los Océanos. Instituida de modo informal en el año 1992, durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, la celebración se convirtió en una cita oficial a partir del 2009 por deseo de la ONU. Tiene una doble finalidad: celebrar la belleza de los mares y sensibilizar a la opinión pública sobre el tema de la protección de los ecosistemas marinos, amenazados por la pesca intensiva, la contaminación y la progresiva acidificación.

"En esta larga extensión de mar nadan la ballena de aleta, el cachalote, el delfín común, el listado (un pequeño delfín con una veta blanca sobre el abdomen) y otros delfines nariz de botella, que se pueden ver a veces incluso cerca de la costa."

A pesar de que el 71% de la superficie terrestre está cubierta de agua salada, las áreas de océanos que cuentan con normas de protección son muy pocas (poco más del 2%), aunque el porcentaje va en aumento. Se muestran a continuación algunos de los espectaculares e incontaminados santuarios marinos que se encuentran por el mundo.

Monumento nacional marino de las islas remotas del Pacífico

Situado bajo el ala protectora de los Estados Unidos, este remoto refugio en el Océano Pacífico (más de 2 millones de km2 de extensión) abraza algunos atolones deshabitados en el sur/sudoeste de Honolulu y de las islas Samoas Americanas. Es el hogar de numerosas especies endémicas entre las que se encuentran tortugas marinas, focas monje de Hawái, tiburones grises, peces soldado (un curioso animal plano como un disco), muchos tipos de marisco, mamíferos y pájaros marinos. Además, a lo largo de la barrera de Kingman se encuentran los raros hongos de coral.

Santuario Pelagos

Nacida en el 1999 con la finalidad de conservar sobre todo la elevada concentración de cetáceos, la reserva se extiende por más de 25.000 km2 y toca diversas regiones de Francia (Costa Azul y Córcega) y de Italia (Liguria, Toscana y norte de Cerdeña), además del Principado de Mónaco. En esta larga extensión de mar nadan la ballena de aleta, el cachalote, el delfín común, el listado (un pequeño delfín con una veta blanca sobre el abdomen) y otros delfines nariz de botella, que se pueden ver a veces incluso cerca de la costa. Durante el verano los diversos operadores privados organizan excursiones en barco que permiten apreciar de cerca algunas de las especies que viven en la reserva, por ejemplo las ballenas de aleta a través del whale watching (avistamiento de ballenas y delfines).

Santuario de las ballenas de Australia

Es la red marina más grande del mundo para proteger a los delfines y a la ballena australiana, objeto de caza por parte de barcos de pesca furtiva. Incluye las aguas que rodean completamente Australia en un radio de 370 km, más diversos tramos de sus territorios dependientes (una serie de islas en los océanos Índico y Pacífico, como la isla Navidad i la isla Norfolk) y del Territorio Antártico Australiano. Instituido en el 1999, el santuario cubre una superficie total de más de 8,5 millones de km2, donde poder observar a los cetáceos, e incluye la gran Barrera Coralina Australiana, el arrecife más amplio del mundo.

Parque Marino Nazca-Desventuradas

La nueva área protegida, inaugurada en los últimos meses del 2015 gracias a una asociación entre el Gobierno chileno y Oceana, una organización que se ocupa de la protección de los océanos, toma el nombre de las islas Desventuradas, que surgen en el Océano Pacífico a casi 900 km de las costas de Chile. La reserva cubre aproximadamente 300.000 km2 de mar (la más grande de América, y también el 12% de las aguas chilenas) y acoge muchas especies endémicas, que prosperan gracias a la distancia que las separa de la tierra. Se trata de un hábitat único en el mundo, donde viven por ejemplo tiburones de profundidad, peces limón del Pacífico y langostas, que pueden alcanzar una longitud de 60 cm y son el sustento de los pescadores de la zona (sólo ellos tienen permiso para pescarlos).

Reserva marina de Santa Lucía

Forma parte del más grande Parque del Humedal de iSimangaliso, una de las áreas protegidas más espectaculares de Sudáfrica (nos encontramos en la costa oriental de KwaZulu-Natal, en la frontera con Mozambique), un crisol de ecosistemas declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aquí el océano Índico alberga las barreras coralinas más meridionales de África, mientras los cañones submarinos ofrecen refugio, entre otros, al latimeria, un raro fósil vivo. El tramo de costa además es escenario de la migración de los rorcuales, las ballenas de cuerpo alargado que realizan espectaculares saltos fuera del agua.

Credits photo: MONDADORI PORTFOLIO/AGE FOTOSTOCK

1 of 10