Dentro de ella viven tres imperios, mil almas, dos continentes. Es capaz de encantar, sorprender y emocionar con una historia de 20 siglos y un alma que oscila entre el pasado y la modernidad. Estambul es mágica e indefinible. "Si a un hombre se le diera la posibilidad de echar una sola mirada al mundo, es a Estambul a quien debería mirar", escribió el poeta Alphonse De Lamartine. Vamos a descubrirlo juntos.

 

 

Un crucero por el Bósforo, la riqueza de los mercados o lo sagrado de sus mezquitas: la belleza tiene muchas caras.

Flores, aromas y mercados animados

 

Pocos saben que es la ciudad de los tulipanes, la flor nacional nacida en las montañas del Pamir. El nombre se refiere a "tulband", que en turco significa "turbante". Desde los tiempos de Solimán el Magnífico, cada primavera se plantan miles de bulbos en los parques de Estambul y también se organiza un festival dedicado a la flor. Los colores y los olores siempre te acompañarán durante tus vacaciones. Empezando por el Mercado de las Especias, un lugar encantado donde se puede respirar y observar las costumbres y tradiciones locales y mucho más. La ciudad es, de hecho, una encrucijada de pueblos y culturas: un lugar simbólico es el Gran Bazar donde se alternan y mezclan miles de puestos, tiendas y talleres de artesanía.

 

 

1 of 2

La magia del Bósforo, las mezquitas y un toque de Italia

 

Podrás encontrar un toque de Génova en el distrito de Galata con sus calles sinuosas y ligeramente laberínticas y sus pequeñas tiendas. Fueron los genoveses los que dieron forma a la zona, incluso construyeron una torre defensiva. No puedes perderte las vistas únicas de la ciudad: sube a los barcos locales a lo largo del Estrecho del Bósforo, un brazo de mar que, con aspecto de gran río, serpentea durante más de 30 kilómetros a través de verdes colinas, palacios imperiales, elegantes jardines, casas de madera y clubes. Y finalmente la elegancia de las mezquitas, como la Mezquita Azul, sinuosa con sus seis minaretes y su maravilloso juego de cúpulas. El interior es una explosión de colores gracias a los más de 20.000 azulejos de cerámica de Iznik en los que el azul destaca entre el rojo, el blanco y el negro. Sentirás el mismo encanto cuando admires la Nueva Mezquita (Yeni Camii), un edificio de "sólo" 400 años de antigüedad que te impresionará por su juego de luces. También te encantarán los palacios como el Topkapi, símbolo del poder y la magnificencia del Imperio Otomano.

 

Estambul será una ciudad para ser descubierta en silencio, para ser capturada en sus detalles y sus contaminaciones. Una inmersión en el tiempo y los colores que puedes hacer con nosotros en el crucero. Te estamos esperando.