¿Hacer una maleta perfecta? Es un arte. Elegir la ropa para cada ocasión, adivinar qué se va a necesitar y no olvidarse nada en casa se consigue con concentración y una buena dosis de clarividencia. Pero preparar el equipaje ideal no es imposible. He aquí los consejos para quienes están a punto de partir y todavía no han empezado a prepararse.

"Otro truco: extiende en la cama toda la ropa que quieras llevar pasando revista mental a los conjuntos de las vacaciones. Te ayudará a seleccionar lo que es indispensable realmente."

La preparación

Primera regla: prohibido preparar la maleta la noche antes del viaje. Para saber qué puede ser necesario cuando uno se va de viaje hace falta tiempo y una cabeza fría, lejos de los nervios de la salida. El consejo más banal, pero que sigue siendo una garantía, es escribir una lista con lo que uno quiere llevarse unos días antes del viaje. Así tendrás tiempo de releerla y, en caso necesario, eliminar de la maleta los objetos que en un segundo momento nos parecen inútiles. Otro truco: extiende en la cama toda la ropa que quieras llevar pasando revista mental a los conjuntos de las vacaciones. Te ayudará a seleccionar lo que es indispensable realmente.

Qué maleta usar

Con una bolsa flexible te arriesgas a que se arrugue todo, con una maleta rígida rectangular podrás estar más tranquilo: la ropa llegará sana y salva a su destino. Si, al no poder meterlo todo en el trolley de equipaje de mano, optas por una maleta más grande, lo importante es que la estructura sea ligera aunque tenga los lados rígidos. Para obtener un resultado eficiente hay que probar Shelf Pack, la maleta que se transforma en armario.

Qué se mete en la maleta

Está claro que un fin de semana en Oslo, en primavera, no será igual que una quincena en el Caribe, aunque sea en el mismo periodo del año. Por tanto, en primer lugar, comprueba el tiempo para saber cuánta ropa llevar y cuál. En general, puedes seguir esta pauta: un fin de semana, tres conjuntos; dos semanas, ocho o nueve. Cuando elijas los colores, decídete por los tonos más neutros y fáciles de combinar. Quizás te parezca que no llevas suficiente ropa, pero recuerda: si se produce un imprevisto, lo que falta se puede comprar en el lugar de destino.

Cómo “empaquetar” la ropa

Antes de empezar asegúrate de que todas las prendas estén limpias y planchadas. Empieza desde el fondo de la maleta, colocando la ropa más pesada como vaqueros y pantalones (dejando que las piernas se salgan del trolley). Después, coloca una segunda capa de sudaderas y jerséis, para terminar con prendas más “delicadas”. Ahora no queda sino rellenar los espacios vacíos que se han creado en la maleta enrollando la ropa interior, los calcetines y, si hay más, las camisetas y doblar las piernas de los pantalones por encima de la última capa de ropa. No te olvides de los zapatos: mételos en una bolsa y colócalos en los lados de la maleta.

Trucos especiales

Estas reglas básicas no siempre bastan. Si se deben transportar prendas con mucho volumen como jerséis y plumas es mejor utilizar cómodas bolsas para guardarlos al vacío: una vez que has metido las prendas, se aspira el aire con un aspirador reduciendo en gran medida el volumen. ¿Ropa elegante en la maleta? Para evitar que se estropeen, dóblala con cuidado y métela en una bolsa de plástico (van bien las que se usan en la lavandería para guardar la ropa). A continuación, apóyala delicadamente encima de la capa superior de la maleta.

Objetos útiles y curiosos

Para quien no quiera sorpresas en la facturación, se aconseja un pesa-maletas portátil; quien desee llevar siempre ropa limpia y tiene pensadas unas vacaciones sedentarias puede optar por la lavadora portátil Scrubba Wash Pack, mientras que los amantes del café exprés pueden llevar consigo un Handpresso, la mini-máquina que prepara auténticos cafés italianos, incluso sin electricidad. Una batería exterior para alimentar los dispositivos en caso de emergencia es útil para cualquier tipo de vacaciones, y para que no se te apague el smartphone o la cámara de fotos en el peor momento: por ejemplo, mientras estás haciendo una foto a una maravillosa puesta de sol.

Las app sobre el tema

Existen algunas aplicaciones que nos ayudan a preparar la maleta como se debe. Packpoint, por ejemplo, prepara una lista personalizada según el sexo, el número de noches que pasarás lejos de casa, el tipo de viaje (de placer o por trabajo) o el clima en el lugar de destino. Baglist, en cambio, te permite seleccionar el tipo de lista entre “rápida”, “general” y “desde cero” e introducir los objetos indispensables de entre los trescientos catalogados por la app. Por último, con PackingPro podrás crear numerosas listas y guardarlas con la ventaja añadida de sincronizarlas automáticamente en tu cuenta de iCloud.

Credits photo: Shutterstock

1 of 4