Fuerteventura, la segunda isla de las Canarias es un destino que no puedes perderte. ¿Alguna vez has estado en un lugar donde puedes practicar deportes acuáticos, hacer senderismo, relajarte en las piscinas naturales o dar un emocionante paseo en todoterreno? ¿No? Entonces, ¡síguenos!
Fuerteventura es un destino ideal para quienes quieren disfrutar del mar, pero también para personas aventureras y con pasión por el senderismo

Su espíritu es salvaje y misterioso

Para empezar, te encontrarás con la montaña Tindaya, un lugar con mucho misterio y con un carácter sagrado. Hubo incluso una época en la que nadie quería escalar esa altura de 400 metros porque se pensaba que estaba maldecida por brujas. Contribuyó a alimentar el misterio que los aborígenes de Fuerteventura hubieran dejado al menos 300 grabados rupestres en forma de pie. ¿Puntos cardinales o señales religiosas? Un misterio para el que no hay respuesta.

No hay nada mejor que descubrir el espíritu salvaje de la isla a bordo de un todoterreno: te llevaremos hasta Puerto del Rosario, la capital. Allí, podrás caminar por el casco antiguo o relajarte en la playa. La Playa del Jurado es uno de los rincones inolvidables de la isla, un playa de arena fina, perfecta para quienes buscan paz, relax y un clima ideal.

Vivir y estudiar la naturaleza

Para seguir sumergidos en la naturaleza nada mejor que la Isla de Lobos, un rincón maravilloso de 4,5 km. Es uno de los mejores lugares para bucear con tubo y disfrutar de los colores del mar, pero también es un parque natural que aloja unas 130 especies de plantas y animales. Unas vacaciones sostenibles prevén también una visita al museo ecológico de la Alcogida, donde se pueden admirar 7 viviendas típicas de la isla. De la casa sobria a las mansiones de los nobles de varias plantas. Se trata de una estructura viva donde el visitante puede entrar en contacto con los artesanos y entender sus secretos en directo.

El desierto y el senderismo

Otro agradable destino es Corralejo, una pequeña y animada ciudad con muchos locales, así como un parque natural con mil caras. La zona está llena de contrastes, en el norte se alternan las dunas que se extienden a lo largo de ocho kilómetros y terminan en playas encantadoras y muy largas. En cambio, en la parte meridional, el paisaje volcánico es ideal para los apasionados por el senderismo.

 

Fuerteventura te regalará una sensación de bienestar y satisfacción: una oportunidad que no te puedes perder.

Viaja con Costa Cruceros