Tanto si los ha creado la naturaleza como el hombre para favorecer viajes y comercio, los canales marítimos son algo extraordinario y demuestran a quien los atraviesa experiencias inolvidables. Panoramas grandiosos y obras de ingeniería que cautivan la mirada, igual que las historias y leyendas regalan sugestiones que nunca se podrían vivir con tanta intensidad de no ser en barco: estos son 6 de los estrechos y canales más hermosos del mundo.

"Navegar por los 14 kilómetros que unen el Mediterráneo y el Atlántico significa sumergirse en fuertes diatribas culturales, exacerbadas por la visión del Peñón y de las verdes costas de ambos continentes. "

Canal de Suez (Egipto, África)

El más antiguo (con sus 193 km) admirado y famoso canal artificial del mundo, cruce geográfico y cultural entre Europa, África y Asia; el paisaje cambia del verde de los cultivos del delta del Nilo a los tonos ocre del desierto, regalando a quien lo atraviesa un espectáculo inigualable, una verdadera maravilla para los ojos. Su construcción fue un desafío titánico y se inauguró en 1869, cuando ni siquiera Napoleón había conseguido realizarlo debido a la incapacidad de los proyectistas de la época de resolver el desnivel de 10 metros entre los dos mares.

Estrecho de Gibraltar (entre España y Marruecos)

El brazo de mar que divide Europa y África es el más icónico de la historia: aquí surgían las Columnas de Hércules, que indicaban el límite extremo, que no se podía rebasar, del mundo conocido, con el fatídico lema “non plus ultra” (no más allá). Según Platón, más allá del Peñón de Gibraltar estaba el reino de Atlantis; según Dante, el monte del Purgatorio; pero las columnas simbolizaban también los propios límites del conocimiento humano. Navegar por los 14 kilómetros que unen el Mediterráneo y el Atlántico significa sumergirse en fuertes diatribas culturales, exacerbadas por la visión del Peñón y de las verdes costas de ambos continentes.

Canal de Panamá (Panamá, América Central)

81,1 kilómetros que unen el Atlántico y el Pacífico: la obra hidráulica del canal de Panamá es compleja e imponente; para poder pasar de un océano a otro, los barcos tienen que subir y bajar de nivel entre una serie de diques. La larga navegación permite contemplar tanto el ingenio del hombre como el sugestivo ambiente que lo rodea, donde abundan los lagos artificiales, puentes y exuberantes parques naturales, donde se pierde la vista.

Bocas de Bonifacio (entre Cerdeña y Córcega)

Islas, escollos, playas, mar que cambia del azul cobalto al verde esmeralda: este es el escenario del que se puede disfrutar durante la travesía en barco por las Bocas de Bonifacio. Para completar la experiencia sensorial se une el embriagador perfume de la vegetación del Mediterráneo, que se expande desde las accidentadas costas de Córcega y Cerdeña. Según las antiguas leyendas, por aquí pasó Ulises durante las peregrinaciones que narra en la Odisea y se topó con los Lestrigones, gigantes antropófagos que atacaron a su flota.

Canal de Corinto (Grecia)

Los 6,3 kilómetros de tierra que dividen el Golfo de Corinto del Golfo Sarónico se excavaron en 1893 para permitir el paso de los barcos. Hasta entonces resistió la profecía del oráculo de Delfos, que invitaba a no dividir el Peloponeso del resto de Greca, para no ofender a Zeus. Al atravesar el canal (por ejemplo, con una de las excursiones Costa más fascinantes, en barca) se tiene la impresión de moverse por un cañón un poco más ancho que el barco, de paredes de hasta 90 metros de altura. Aquí, la emoción y el espectáculo de la naturaleza son incomparables.

Estrecho de Malaca (entre Indonesia y Malasia)

Entre la península malasia y la isla de Sumatra está el canal de comunicación más antiguo entre el Océano Índico y el Pacífico. En dirección al sur se atraviesa el pasaje en compañía de la vista de las costas cubiertas de vegetación exuberante. La Mezquita del Estrecho de Malaca, construida directamente sobre la playa, se asoma a las aguas. Se va estrechando cada vez más desde los 180 km hasta los 2,8 km del tramo que mira al gigantesco puerto de Singapur, un panorama único formado por sugestivos islas y rascacielos.

Credits foto: Shutterstock

1 of 6