Imagina un mar que quita el aliento y delicadas playas, cuevas y calas que ofrecen un sinfín de rincones; y a esto añade palacios y villas que cuentan la vida de Napoleón Bonaparte. Nuestro crucero hará que descubras Córcega y la isla de Elba  a través de dos perspectivas únicas: belleza y cultura.
En Ajaccio y Portoferraio visitarás villas y palacios de la época y te conquistarán los paisajes sobre el mar.

La cueva secreta y la casa natal

En Ajaccio , ciudad natal de Napoleón Bonaparte, descubrirás en la calle principal (cours Napoleón) el monumento erigido en honor del emperador, el Casone, con una estatua de bronce, copia de la que se conserva en el recinto de Les Invalides de París. No lejos de allí hay un jardín que esconde una cueva, se dice que Napoleón se refugiaba allí de niño para jugar y estudiar, antes de entrar en la Escuela militar de Francia con solo nueve años. En pleno centro histórico se puede visitar la casa natal del emperador, que ahora es un museo. En la segunda planta del edificio histórico están situadas las salas de la familia, como la que tiene el árbol genealógico de los Bonaparte (que llega hasta 1959), con autógrafos, armas, retratos y otras reliquias de familia.

El exilio en un palacio con vistas al mar

Napoleón llegó exiliado a Portoferraio , en la isla de Elba, el 3 de mayo de 1814 y recibió una solemne acogida. Visitarás la Villa de los Molinos, la residencia que él escogió para sus nueve meses en Italia, ahora reconvertida en museo. Cuando llegó a la isla, el nuevo soberano proyectó personalmente las obras: mandó construir el piso superior y programó la reestructuración del pequeño teatro que se halla al lado, ocupándose personalmente de la elección de la decoración de la casa, que desgraciadamente se ha perdido en gran parte. Se eligió ese edificio por su posición estratégica y sus incomparables vistas al mar.

Justo la belleza es lo que une una vez más la isla de Elba a Córcega, en un vínculo construido sobre playas, relajación y encantadores paisajesMarciana MarinaMarina di Campo y Porto Azzurro por un lado y la bahía de Porto (Patrimonio Unesco), el pueblo de Evisa y el cañón de Spelunca por el otro, por mencionar solo algunos lugares. Serás el protagonista de unas vacaciones únicas, envuelto por el color azul de un mar cristalino, donde podrás relajarte y caminar entre los testimonios de una historia que tiene un protagonista común, pero muchos elementos por descubrir: embarca en esta aventura junto a nosotros.

1 of 3