Cada ciudad tiene un alma: libre, creativa, romántica, irreverente… Descubrir cuatro grandes metrópolis del norte de Europa a través de los protagonistas que han captado la esencia en su arte y en el trabajo es una manera insólita y fascinante de viajar.

"¿Sois fans de Colin Firth y de su historia de amor con Bridget Jones? Entonces tenéis que visitar la zona del Borough Market, reino de la comida callejera."

“¡Mamma mia!”, la fascinación del pop en Estocolmo.

Si en Estocolmo entregaran también el Nobel de la música que te enamora y te recarga las pilas, lo ganarían los campeones de la casa, los ABBA. No os perdáis el museo dedicado a este grupo: admirando monos de lentejuelas y plataformas estratosféricas os animaréis a cantar sus grandes éxitos. El museo se encuentra dentro del Swedish Music Hall of Fame, en pleno centro de la isla de Djurgarden, una pequeña joya a pocos pasos de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

Modernistas en Helsinki

En cambio, en Helsinki os podréis entregar al diseño mientras seguís el itinerario de las obras de Anvar Aalto, uno de los padres de la arquitectura modernista y un verdadero héroe nacional finlandés. No os perdáis el Finlandia Hall, el monumental centro de congresos y sala de conciertos, con su inconfundible diseño inclinado a orillas del golfo Töölönahti, a dos pasos del centro; desde allí, acercaos a Villa Aalto, la casa-estudio del gran arquitecto, en el barrio de Munkkiniemi.

Genio, libertad y creatividad: Ámsterdam

El Jordaan District de Ámsterdam es el barrio de los artistas y de los creativos, donde descubrir pequeñas galerías de arte y fotografiar murales variopintos. Allí está también el estudio de Marcel Wanders, uno de los diseñadores más famosos del mundo: su “Knotted Chair” es una de las sillas más vendidas. Los “Dolce&Gabbana holandeses”, o lo que es lo mismo, la pareja de la moda Viktor & Rolf, viven y crean en el Herengracht, el Canal de Señores, que cruza la ciudad y fascina por sus elegantes edificios patricios.

En Londres, como en una palícula

Londres es una de las ciudades más “cinematográficas” del mundo. Si queréis tomar una foto a la “puerta azul” donde vivía Hugh Grant (un londinense de pro) en Notting Hill, dirigíos a este barrio y buscad el 280 de Westbourne Park Road. Luego encaminad vuestro pasos al pintoresco barrio de Portobello y, además de los mercadillos, podéis visitar la librería en el número 142 de Portobello Road, donde Grant se enamora de Julia Roberts. ¿Sois fans de Colin Firth y de su historia de amor con Bridget Jones? La visita más aconsejada es la de la zona del Borough Market, reino de la comida callejera: aquí tras comer alguna cosa, podéis buscar Beadle Street donde, en el número 8, vivía Bridget, o comer en el restaurante griego que está en la misma calle, el mismo donde se da la famosa “pelea” entre sus dos pretendientes.

1 of 3