Bajar del barco y encontrarse en los lugares donde se han rodado grandes películas o series que forman parte de la historia del cine y de la televisión es posible en Malta; una magia que se hace realidad para quien disfruta de un crucero por el Mediterráneo. Aquí se han rodado más de 120 películas y los escenarios no son solo sus grandes estudios (en serio, ¿os lo esperabais?) sino también sus maravillas naturales y sus monumentos. Aquí tenéis algunas ideas para un paseo insólito por la isla, que os llevará a descubrir nuevas facetas de la Hollywood del Mediterráneo.

"El Fuerte Ricasoli se transformó en el Coliseo para alojar a Russell Crowe y todo el equipo de Gladiator de Ridley Scott, que fue quien reconstruyó las tribunas."

Los fuertes de Malta, escenarios de los grandes colosales

Malta es la isla de los caballeros y sus fuertes, cuya majestuosidad se observa desde el mar y entusiasma a los productores desde hace 50 años. Para El expreso de medianoche, inspirado en una historia real acontecida en las cárceles de Turquía, Alan Parker rodó en 1978 en las prisiones del Fuerte de San Telmo, del siglo XVI, en La Valeta. Este fuerte está dedicado al patrón de los marineros. El mismo escenario presenta a Kenneth Branagh y Penélope Cruz, protagonistas del remake de 2017 de la novela negra de Agata Christie, Asesinato en el Orient Express, que empieza con una reconstrucción de Jerusalén, realizada en realidad en el Fuerte de San Telmo. Otro fuerte, otro escenario: en La Valeta está también el gran Fuerte Ricasoli, una antigua fortaleza inexpugnable en la zona del Gran Puerto, que toma su nombre del caballero que lo mandó construir, y que ha visto muchas escenas de la primera temporada de la serie de televisión Juego de Tronos, transformándose en “Desembarco del rey”, la ciudad fantástica donde está ubicado el famoso trono. Y aún hay más, el Fuerte Ricasoli se transformó en el Coliseo para alojar a Russell Crowe y todo el equipo de Gladiator de Ridley Scott, que fue quien reconstruyó las tribunas. También en Troya, Brad Pitt, en la piel de Aquiles, camina por las áreas del fuerte, que para la ocasión se convirtieron en la gran plaza de la ciudad de Troya.

Las historias de amor del Lago azul

Lago azul o Blue Lagoon: la maravillosa playa que está en la isla de Comino, entre Malta y Gozo, ha sido un flechazo para muchos directores de cine. Como Guy Ritchie, que llevó allí a Madonna y a Alessandro Giannini para rodas algunas escenas, obviamente románticas, de Barridos por la marea (Swept away), el remake de 2002 de la película de Lina Wertmüller. Subid a la torre de Santa María para admirar el lago desde arriba y captar todas las tonalidades del azul del mar con un ojo hacia Malta y hacia Gozo. Antes que vosotros lo hizo ni más ni menos que el conde de Montecristo/James Caviezel en la película de 2002, La venganza del conde de Montecristo.

Los estudios en el mar

En el pequeño pueblo de Kalkara, que se asoma al mar y solo está a diez kilómetros del puerto, están los Mediterranean Film Studios, que se pueden visitar todos los días de la semana. Su particularidad son las grandes piscinas que han utilizado productores de todo el mundo para rodar las escenas acuáticas. ¿Sabíais que la ballena de Pinocho de Roberto Benigni, de 2002, nadaba aquí? Benigni rodó además algunas escenas de la fábula de Collodi en algunos exteriores fuera de los estudios, en el pueblo. Si os gustan la aventura en todoterreno y el panorama de las carreteras costeras sin asfaltar más salvajes, programad una excursión por la bahía de Anchor, al norte de La Valeta. Es un tranquilo pueblecito de pescadores donde se rodó Popeye; visitadlo y os sentiréis protagonistas de las aventuras del mítico marinero que interpretó Robin Williams en 1980.

1 of 3

Credits Photo: Shutterstock