Mar, historia y una tradición gastronómica increíblemente sabrosa: son los ingredientes fundamentales que hacen de Palermo un destino irresistible. Os contamos 3 cosas que no os podéis perder en vuestra etapa en la ciudad durante vuestro crucero a Palermo.

“En Palermo, la comida callejera es un estilo de vida. La mejor está en los mercados, y el de Ballarò es una verdadera institución.”

Palermo y el mar: la playa de Mondello

Un mar transparente de color esmeralda y una playa blanca de arena finísima, perfecta incluso para los que viajan en familia: Mondello es la playa más bonita, la que está más de moda y la preferida de los palermitanos. Sus características especiales son el balneario en estilo Art Nouveau y las magníficas villas en estilo Liberty del paseo marítimo; a principios del siglo XX se construyeron más de trescientas, entre las más originales y hermosas de Europa.

Palermo y la historia: el Palacio Real

Grande y fascinante es el milenario Palacio Real, también conocido como Palazzo dei Normanni, que se alza en el centro histórico de la ciudad y es la residencia real más antigua de Europa. Su imponente fachada es una sucesión de estilos arquitectónicos: observando el lado principal, veréis la larga fachada renacentista de gusto español del siglo XVII y, al lado, la torre Pisana, que sobrevive íntegra desde el siglo XII, decorada con los típicos arcos árabe-normandos. ¡Toda la historia de Palermo de un solo vistazo!

Palermo y la comida callejera siciliana: el mercado de Ballarò

En Palermo, la comida callejera es un estilo de vida. La mejor está en los mercados, y el de Ballarò, lleno de vida en las callejas del casco antiguo, es una verdadera institución. Allí podréis probar las especialidades más golosas: las arancine de arroz, el pulpo hervido, las panelle (suaves buñuelos de harina de garbanzos), el sfincione (una torta de aceite, tomate y anchoas) y el pani câ meusa, un bocadillo tradicional de carne de ternera hervidos. Y entre todo lo que no os podéis perder en Palermo, están las sarde a beccafico, sardinas empanadas con un relleno de especias y frutos secos, y asadas al horno: hay que comerlas en una fonda de barrio, ¡y son perfectas para que se las preparéis a los amigos cuando volváis a casa!

1 of 5

Zarpa en un crucero con destino Sicilia